¿Cuál Jesús?

October 10, 2015

Haim Cohn escribió un magnífico libro sobre la muerte y juicio de Cristo (The death and trial of Jesus) que sugiere muchas conclusiones. Para los romanos Jesucristo no cometió ningún crimen, para los judíos, si acaso cometió un crimen, este no se castigaba con la crucifixión que era un castigo romano. Si los conquistados acusaban a Cristo, los romanos no aplicaban la justicia de los conquistados, eso Roma lo castigaba severamente. Luego entonces, ¿por qué se le crucifica?, ¿por orden de quién?, ¿por qué se le crucifica aparentemente con dos delincuentes? Son tales las interrogantes que al lector le queda la curiosidad sobre la existencia de Cristo, ¿a quién se crucifica? Las enseñanzas de Cristo se escribieron 300 años después de su muerte, y sus seguidores eran todos judíos, el cristianismo se formó cuándo los romanos adoptan la nueva religión como religión de estado.

 

Esto viene a cuento porque un cristiano reaccionó con fuerza y diría hasta con molestia cuándo le dije que Cristo fue judío; presa del espanto me dijo que era judío porque venía de Judea, a lo que respondí que en efecto vivió en Judea, pero que era rabino. De ahí en adelante ya no pudo articular una postura que fuera racional, pero las religiones están muy lejos de la razón y muy cerca de la superstición. Para él la noción de que Jesucristo hubiera sido rabino implicaba un derrumbamiento de los dogmas que le habían enseñado.

 

Otro cristiano estuvo más de acuerdo en aceptar la versión de que Cristo fue rabino, y le pareció gustar la explicación de que en el judaísmo los rabinos no son intermediarios con dios, sino que son líderes comunitarios, algunos son más inteligentes que otros, más espirituales y podrán guiar más efectivamente, pero nunca podrán perdonar, ni intentan hacerlo. La conexión es entre el individuo y dios y por eso el día del perdón Yom Kipur es tan importante. Cristo fue un rabino que condujo a su comunidad. Lo que no le quedaba claro al cristiano es que la relación de tiempo entre su rabinato y la creación de una masa de seguidores tuvo que pasar por un lapso de varios siglos.

 

Lo problemático en la reacción inicial de ambos cristianos fue confrontar la noción de que la religión madre del cristianismo es el judaísmo, lo que seguramente les suena a anatema y debe ser muy doloroso. En parte es la noción de las religiones de que el mundo empezó con sus creencias y debe perturbarlos saber que antes de ellos ya el mundo había experimentado con muchos dioses. Noah Harary tiene razón cuando sostiene que el hombre creo a sus dioses, y yo agrego, que el hombre no hizo muy buen trabajo que digamos, aunque debido al nivel de abstracción en que fue creado el dios monoteísta sea casi indestructible. Lo otro es confrontar que están odiando al padre. Tal vez Freud se equivocó en su estudio sobre Moisés porque la negación de la raíz es el verdadero parricidio, los cristianos intentaron matar a su religión original. Ese odio ha permanecido por siglos llevando a explosiones ultra violentas como los pogromos o a alimentar al nazismo y su justificación de la solución final de la cuestión judía: el exterminio de los judíos. En la actualidad hay grupos de cristianos que siguen creyendo en la propuesta de esa desaparición.

 

El mundo judío no tiene una versión unívoca de Jesucristo. Una parte de los ortodoxos lo desconocen, algunos registran su existencia pero sin una opinión uniforme, se cuela la versión de que fue un rebelde; una parte lo reconoce como el mesías.

 

El mesianismo judío no es una cosa nueva, en muchas épocas se ha hablado de la llegada del mesías, y por supuesto, que a la postre se ha hablado de falsos mesías. Porque se supone que con la llegada del Mesías habrá cambios radicales en el mundo, entre otras cosas la resurrección de los muertos y después del mesías el mundo hasta se ha descompuesto.

 

El cristianismo es una fractura del judaísmo, el tallo original ve que los escindidos se separan, generan una nueva liturgia y parten de alguna manera con la simbología y con una sección de la exégesis. Haber creado la trinidad rompe de alguna manera con la idea monoteísta de venerar a un solo dios, erigen un santoral que despierta el culto a personas. Pero también y muy importante, desarrolla un odio enfermizo hacia su raíz.

 

En general entre los judíos no existe una actitud de repudio hacia los cristianos, simplemente hay una separación. No hay odios, ni siquiera por la larga historia de persecución, humillación y asesinato, ni sed de sangre del otro.

Please reload