¿El Futuro de La Educación? (Tercera Parte)

October 15, 2015

La filosofía del Salón en una generación

es la filosofía del gobierno en la siguiente

-Abraham Lincoln

 

Si un maestro o maestra no entiende que vivimos en un salón de clase diferente al donde él o ella aprendió, nos encontraremos con una persona completamente frustrada. Pero más lamentable aún, tendremos a un académico que no puede ver las oportunidades que se le presentan. Intentaré despejar primero las diferencias entre el pasado y el presente, y luego presentaré consejos prácticos que han resultado en el salón de clases de hoy. No puedo terminar de hablar de la educación, sin algo positivo. Ya se que ser positivo no esta de moda, pero la educación es tan importante que no se debe quedar en nihilismo implícito o explicito pasivo, debemos caminar hacia un nihilismo activo.

 

En varias de mis presentaciones ante maestros que quieren cambiar, empiezo con la siguiente anécdota:

“Cada Navidad, acostumbramos a cenar jamón al horno. Y cada Navidad, mi madre y mis tías, tomaban el jamón entero y le cortaban la punta y la hacían a un lado. Pero un día, llego una pregunta clave: ¿por qué cortamos el jamón de esa manera? La respuesta fue que mi abuela, tenia un horno muy chiquito, y para que cupiera el jamón, cortaba ese pedazo. Pero hoy en día, ya tenemos un horno más grande, y lo que fue necesidad se convirtió en costumbre, y la costumbre se convirtió en la forma de hacer las cosas.”

 

Gran parte de la educación funciona de la misma manera. La maestra hace esta o aquella actividad, califica de esta manera, o enseña de esta o aquella forma, basada en su experiencia personal. Y esa experiencia personal esta basada en las necesidades que alguien tenía que cubrir pero que simplemente, ya no existen. El horno de la educación que tenemos enfrente es más grande, más complicado, y con muchas más posibilidades.

Sir Ken Robinson explica como la primera idea que detiene a la buena educación es el pensar que la vida se rige por un sistema linear. Esto es, que si seguimos hacemos esto o el otro, el producto es el mismo para todos. Si vamos a la escuela y nos sentamos calladitos, aprendemos, y si aprendemos vamos a ser mejores personas, y si somos mejores personas, vamos a la universidad, y si vamos al universidad, tendremos un buen trabajo, y el resultado será que seremos felices y de pasadita no vamos a la cárcel. Lo que este pensamiento implica es que existen habilidades que son necesarias en el salón de clase, y otras no. Se trata de un control imaginario que intenta implantar un sistema para “educar”. Pero sabemos que la vida no funciona así.

 

La segunda idea que nos impide avanzar es la idea de “un McDonald’s en la educación”: un menú para todos. Cuando uno va a comer a estos restaurantes, el menú esta construido para ayudar al que sirve la comida, pero no esta diseñado para los que la compramos. Los McTríos son números que son fáciles de preparar. De igual manera que las escuelas preparan un currículo prefabricado para cada carrera. Inclusive los programas académicos cubren desde el kínder hasta la universidad. Este sistema, no sólo empobrece

nuestra experiencia personal, sino que castra aquellos estudiantes que podrían seguir un camino más personalizado. El salón se convierte en el lugar donde se aplica este sistema, si aprendes lo que la maestra te da, pasas de año, si no, repruebas. Siento decir que el menú de los maestros tienen menos opciones que los de McDonald’s, no existe espacio para desvariar.

 

Este modelo de industrialización debe de cambiarse a modelos que semejan más a la agricultura. Lo único que se puede hacer es cambiar las circunstancias donde se puede florecer sin esperar ni saber el resultado final. Bajo este nuevo sistema, el maestro y la maestra se convierten en la parte más importante para crear un lugar donde “aprender” y no donde se “educa”. Si en el salón, los estudiantes tienen la oportunidad de crear sus plan de estudios basado en SUS necesidades propias, viviremos la revolución académica que necesita nuestro futuro.

Como ven, se trata de un cambio fundamental.

Terminaré con consejos prácticos que se pueden fácilmente usar en el salón de clases la próxima semana.

 

 

(continuara)

Tags:

Please reload