Reemplazo

November 6, 2015

Leyendo un libro- que no vale la pena ni mencionar- encontré una cita alegórica sobre Israel, que dice: "Es un error para los cristianos exaltar a los israelíes a la posición de ser el pueblo escogido de Dios." Continua: "La revelación progresiva de la Escritura deja claro que, hoy en día, Dios tiene un solo pueblo, y es la Iglesia." Y termina diciendo: "No debemos aplicar las profecías del Antiguo Testamento para el Estado de Israel cuando Yeshua (Jesús), Pedro y Pablo han reorientado radicalmente nuestra forma de pensar acerca de los pactos de la promesa. Ellos son ahora directamente a la Iglesia, la afirmación de Israel a Palestina como un Estado judío por derecho divino es incorrecta, y su continua aplicación de este reclamo por la opresión militar es injusto."

 

Estas declaraciones son típicas de lo que se enseña en la teología de reemplazo, la Iglesia ha reemplazado a Israel y hoy ella es Israel. Me pregunto, ¿Cómo es posible esta substitución? Teólogos afirman que debido a que la nación de Israel no aceptó a Jesús como el Mesías, ha sido desechado y ha perdido su posición preeminente en los propósitos de Dios, la Iglesia hoy se ha convertido en el heredero legítimo de las bendiciones, una vez prometidas a Israel, y desde el punto de vista de Dios los Judíos no son gente importante para el sino son una etnia como cualquier otra, pero, a menos que se arrepientan, lleguen a la Fe en Cristo y sean parte de la Iglesia, no habrá futuro para ellos.

 

Esta teología del reemplazo es llamada también la teología de Pacto, se le puede trazar hasta los primeros siglos del Cristianismo en el tercer siglo en la historia de la humanidad, pero se ha infiltrado en el pensamiento Cristiano y ha conseguido generar no solamente odio hacia los Judíos sino un espíritu antisemita que ya llevó a la matanza de millones Judíos desde la inquisición hasta el holocausto y es tangible hoy.

 

Antes que nada esta teología es un producto natural del método alegórico en la interpretación bíblica, empleada por la iglesia a través de su historia; por su apariencia lógica y coherente con la justicia de Dios, se ha visto respaldada por historiadores que toman la alegoría como si fuera un cuestión histórica. Esta forma de pensamiento fue reconocida como una interpretación llamada alegorización.

 

La alegorización interpreta la escritura analizando cada detalle como si fuera el simbolismo de significados “espirituales” esenciales y profundos. Se preocupa más por el significado oculto detrás de la escritura, y menos por el significado bíblico literal de las palabras, así se analiza cada detalle como si fuera un símbolo profundo que da una acepción irreal de la esfera Espiritual.

 

Como ejemplo de esto podemos ver en las escrituras en el libro de Mateo capítulo 21, la entrada triunfal de Yeshua a Jerusalén, con un burro y un pollino, uno de los Padres de la Iglesia en la antigüedad

llamado Orígenes miro este pasaje y dio una interpretación alegórica muy interesante. Orígenes enseñó que el burro significa la dureza del Antiguo Testamento, mientras que el pollino- hijo de asna- (un animal más suave) simboliza el Nuevo Testamento, y los dos Apóstoles que le trajeron a Yeshua los animales simbolizan los sentidos morales de la humanidad.

 

Si por medio de este método se pudo determinar esta deducción alegórica del pasaje, así es fácilmente posible determinar que la Iglesia es Israel, pues al frenar la interpretación literal de la Biblia permite al Teólogo manipular las escrituras.

 

El método alegórico de interpretación es peligroso y engañoso, al grado que para el siglo 16 Lutero y los reformistas comenzaron a cuestionar su validez, basados en una nueva ley de interpretación que estaban creando donde la interpretación literal de las escrituras requiere las reglas gramaticales junto con la sintaxis y el contexto; se deben de considerar los relatos históricos y profecías en su formato literal, incluso si se expresa en el lenguaje poético o figurativo.

 

Para esto ya fue muy tarde pues la reforma, aunque cambió el método de interpretación estaba bañada de odio en contra de los Judíos, en Ginebra se le expulsó y Lutero escribió un libro lleno de un vocabulario de odio, como un Cristiano nunca lo ha hecho. Ese libro y todas las reglas de la reforma han incrementado hasta este día la teología del remplazo, a tal grado que en el siglo 21 se ha incrementado el odio a los Judíos. Antisemitismo y Judeofobia a todo nivel en la Iglesia.

 

Que tristeza…..

Please reload