Sarcasmos

November 12, 2015

Si 666 es considerado el número del mal, ¿25.8069 es la raíz de todo mal? / A cierta gente nunca le caeré bien, y eso nunca me importará un caraj... / Hija, tú que estudiaste Física, dime cuál es la gravedad de no pagar la tanda. / Hija, tú que estudiaste Finanzas Internacionales, ve a pedir fiado un kilo de huevo a la tienda.

 

CHINA

 

Sobre los mayúsculos problemas económicos de China, me dice Gerardo de la Concha: “¿Pues no que China era la superpotencia del Siglo XXI, el ejemplo a seguir, etcétera? ¿Que las libertades constitucionales valían pacotilla frente al fenómeno económico chino? La gran mentira se derrumba paso a paso. Y en lugar de una hermosa modelo oriental, la que se desnuda es una gorda repugnante, apestosa, sifilítica, padroteada por las corredurías bursátiles de Estados Unidos. Y a quienes denunciamos desde hace años esta mentira, ¿se nos va a reconocer siquiera esta visión adelantada? No, eso no va a suceder. Pero a mí me da gusto haber tenido razón a contracorriente, que es la mejor manera de tener razón a futuro y esta vez fue un futuro inmediato”. Bueno, Gerardo tiene un punto, sin duda. Pero la cosa no es tan sencilla y drástica como la pone. Yo me limitaría a dos comentarios. Uno, mi corazoncito anarquista quisiera saber cuál otro gobierno del mundo es menos truculento y algo remotamente semejante a una modelo “Totalmente Palacio”. Y dos, esa gorda apestosa y sifilítica que tanto le repugna seguirá siendo, nos guste o no, una presencia geopolítica de primer orden después que los bisnietos de sus bisnietos mueran de viejos. ¿O de veras cree Gerardo que puede desaparecer así como así (por muchos errores que cometa) un país de 1,500 millones de habitantes, racialmente integrado; con 10 millones de kilómetros cuadrados de territorio (cinco Méxicos); con una historia imperial de 4,000 años; que es hoy la primera potencia económica mundial (medida por poder adquisitivo); que ha multiplicado su economía por 25 en otros tantos años; que marcó el año pasado un PIB de $10.3 anglotrillones cuando hace una década tenía menos de $2 anglotrillones; que tuvo el PIB más grande del mundo en 18 de los últimos 20 siglos; que tiene hoy la mayor clase media del mundo (600 millones); que tiene más gente estudiando inglés que las poblaciones estudiantiles de EUA, Inglaterra, Canadá y Australia, juntas; que es el mayor exportador mundial; y cien etcéteras más? Entiendo y hasta comparto en buena medida el desagrado de Gerardo hacia China, pero no podemos dejar que nuestras emociones nublen nuestra mente. Podrán repelerte las cucarachas, pero es un hecho que ellas vivieron sobre este planeta millones de años antes que el hombre, y seguirán viviendo millones de años después que una travesura nuclear borre del mapa a esta especie fallida que somos nosotros. Me permitiría recomendar la lectura de un reciente artículo que contradice directamente la opinión descalificatoria. El autor es Keith Fitz-Gerald, director de estrategias de inversión de Money Morning, China ISN’T a Failing Economy:http://bit.ly/1WNeq0R Dice: “Las críticas que se enderezan contra China son tan predecibles como risibles. Se señala que es un régimen no democrático, que está endeudado hasta las orejas, que su economía declina, que miente sobre sus cifras macroeconómicas, y que

su crecimiento está sesgado por motivaciones políticas. ¡No me digas, igualito que acá en EUA!” Ahora que si de señalar un régimen abominable se trata, ¿qué tal el de Arabia Saudita? No le pide nada al de China en cuanto a cruel, intolerante y represivo con su propio pueblo, y es infinitamente menos sólido en cuanto a desarrollo económico. ¿Dónde está la poderosa planta industrial que Arabia pudo haber construido en cuatro décadas de inundación de petrodólares? ¿Dónde está la pujante clase media que pudo haber creado en ese tiempo? Etcétera. En fin, lo importante de todo debate es, como decía el español, jode... y quedar de amigos.

Please reload