Gordillo y López Obrador, aliados de PRI para 2016

February 4, 2016

Si algunos creen que el PRI es un enigma, en realidad debieran profundizar la capacidad de observación para entender la lógica de trasfondo en algunas nominaciones de candidatos a gobernador. El principal criterio para las nominaciones fue el exceso de confianza: el PRI arrasó en las elecciones del 2015.

Pero el cálculo priísta no sólo es de números. Cuando menos existen cinco variables --las armas secretas-- que el PRI tiene más o menos controladas para ganar --si se puede-- carro completo en las elecciones de gobernador:

1.- La fragmentación partidista ha impedido que un partido por sí mismo gane elecciones. Por tanto, una de las claves no radica sólo en conseguir alianzas sino en construir aliados.

2.- El Partido Verde fue un invento de coyuntura pero es un partido-espejo del PRI. Por tanto, el Verde es algo así como la Secretaría de Asuntos Alternos del CEN del PRI.

3.- El PRI ha incluido en sus variables la intolerancia de López Obrador a realizar alguna alianza porque implicaría restarle el copete de las coaliciones opositoras para ganarle al PRI: 6.3% en Chihuahua, 14% en Oaxaca, 9.1% en Puebla, 4.3% en Sinaloa y 12.2% en Veracruz. Así, la tozudez de López Obrador es variable ganadora para el PRI. Hasta este año, esos votos eran el PRD en alianzas con el PAN. En junio del 2015, 18% del PRD se dividió a 10% para PRD y 8% para Morena; es decir, el neopopulismo no creció.

4.- El Partido Nueva Alianza también jugará a favor del PRI: como factor de negociación para el futuro de la maestra Elba Esther Gordillo y controlado el SNTE como base del partido, el Panal carece de sentido político y terminará, más temprano que tarde, como el Verde: una rémora electoral del PRI. El Panal está rompiendo la alianza opositora en Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Veracruz, beneficiando al PRI. Aunque a nivel nacional acumuló el 3.9% de votos en las legislativas del 2015, tiene 7.5% en Chihuahua, 3.5% en Oaxaca, 5,5% en Puebla y 3.7% en Sinaloa. Con el apoyo logístico del PRI, el Panal podría crecer en las plazas locales.

5.- El enigma político será Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado Ranauro, exgobernador interino en Veracruz cuando Fernando Gutiérrez Barrios se fue de secretario de Gobernación de Salinas de Gortari. En Veracruz puede marcar la diferencia: en el 2010, MC-PRD sacó 400 mil votos (13%) que le quitaron a la alianza PAN-Panal y ayudaron a la victoria del PRI-Verde por apenas 2.5 puntos porcentuales. Si hoy MC se alía a PAN-PRD, derrota al PRI. Pero Delgado fue encarcelado por Miguel Ángel Yunes como secretario de gobierno del salinista Patricio Chirinos y con el aval de Gutiérrez Barrios a cuyo equipo ya pertenecía Manlio Fabio Beltrones: las dos grandes alianzas tuvieron que ver con su encarcelamiento.

El PRI está confiado en que el Panal jugará oficial por la maestra Gordillo y apuesta al odio de López Obrador al PRD. Por ello escogió candidatos-favores, no figuras encuestadas.

En este contexto, el PRI se permitió el lujo de escoger candidaturas especiales: inesperada en Sinaloa, de pago de favores como en Oaxaca y de cacicazgos locales como en Puebla, menor en Chihuahua. Con el apoyo del Panal de Gordillo y de López Obrador, el PRI se perfila ganador en el 2016.

Please reload