BUHEDERA

Citas memorables de Umberto Eco: Cuando los hombres dejan de creer en Dios no quiere decir que no crean en nada; creen en todo. / El amor es más sabio que la sabiduría. / Todos los poetas escriben mala poesía. Los peores poetas la publican; los mejores, la queman. / Las redes sociales es la invasión de los imbéciles. / El verdadero héroe es héroe por error; sueña con ser un cobarde honesto como todo el mundo.

ALICE GUY BLACHÉ

Me encuentro a este otro mujeronón (como Simone Cousteau, que cité aquí hace unos días). Yo estudié en la Ibero (1967-1971) la carrera de CTI con especialización en cine. Tomé uno o dos cursos de historia del cine con un padre jesuita de cuyo nombre no puedo acordarme, ¡y nunca le oí mencionar a esta gloria, leyenda, pilar de ese arte! Fragmentos de su ficha en Wikipedia: “Alice Guy Blaché (Saint-Mandé, 1 de julio de 1873 – Mahwah, de Nueva Jersey, 24 de marzo de 1968). Fue la primera persona en realizar una película. Fue la verdadera fundadora del cine narrativo y de la narración cultural, superando el cine de mostración de los hermanos Lumiere y sentando las bases de lo que en el futuro se ha considerado ficción. Fue pionera en los efectos especiales, la ciencia ficción fílmica, el lenguaje cinematográfico (planos, iluminación, attrezzo, montaje, caracterización…) y fundadora de lo que más tarde se ha considerado la profesión de productor o productor ejecutivo. Alice Guy Blanché fue la primera persona que logró vivir (manteniéndose económicamente) del cine. Rodó cerca de mil películas a lo largo de su vida, fundó varias productoras en Francia y en Estados Unidos y luchó por ser reconocida internacionalmente como directora, actriz y productora, pero la historia del cine borró su paso y atribuyó algunas películas o a su marido, o las dejó anónimas, o nunca fueron mencionadas, lo cual no deja de ser un grave error histórico y artístico porque es imposible entender la obra de Marie Georges Jean Méliès (1861-1938) y demás directores del cine primitivo sin la influencia de Blanché. A pesar de la marginación que ha sufrido por parte de los historiadores (por el hecho de ser mujer, presuntamente) en el contexto de la época fue muy apreciada y admirada por los demás profesionales del sector. Su primera película -y por tanto, la primera película de la historia del cine- fue ‘El hada de los repollos’ (Le Fee aux Choux, 1896) http://youtu.be/8d7FXY6veHk en donde Alice Guy con la cámara Demeny-Gaumont combina imágenes en movimiento y el arte teatral. A pesar de los rumores históricos, Guy nunca trabajó con los hermanos Lumiere porque, a pesar de tener una gran amistad y pertenecer al mismo círculo, los hermanos Lumiere jamás creyeron que la grabación de imágenes implicaría la construcción de historias, es decir, hacer películas. Ante el asombro de todos, Guy tuvo un éxito inimaginable. Alice Guy Blaché hace películas de diversos géneros (western, drama, espionaje, fantasía, policíaco, etc.) con actores estrellas de la época del cine mudo. Su éxito es abrumador y le permite invertir y crear un estudio en Fort Lee (Nueva Jersey), que se convirtió en la década de 1910 en un lugar importante en el mundo del cine. La M.G.M. Metro Goldwyn Mayer distribuye sus realizaciones hasta 1918. Cuando Alice Guy en 1922 llega a Francia con más de 600 películas filmadas descubre que la

industria cinematográfica ya había decaído por la influencia del cine norteamericano, y no encuentra financiamiento para volver a rodar en su país, por lo que después de algún tiempo volvió a Estados Unidos.” Como ves, Alice es una figura clave en la historia del cine, la primer persona en hacer cine profesional y vivir de ese oficio; el primer cineasta de la historia, pues. ¡Y yo, que me creía medio conocedor del tema, la desconocía por completo! Es obvio que mis colegiaturas en la Ibero fueron, al menos en esa parte, un perfecto desperdicio.