Cristianismo Palestino, ¿qué es? Tercera parte

En la perspectiva de la violencia entre los filósofos y pensadores palestinos hay un engaño porque parece como si se pudiera evitar, pero la repetición del término “resistencia y no violencia” como si fuera un mantra religioso, dentro de sí acarrea más de lo que parece… A primera vista, parece ser que hay consenso en el pensamiento de estos pensadores palestinos dentro de su filosofía en torno al término "resistencia no violenta” donde supuestamente la violencia puede ser evitada, pero en realidad no determina los métodos de terrorismo, ni constituye un rechazo del concepto de la lucha armada.

En un artículo titulado "La resistencia no violenta, un medio, no el fin", en la revista The Electronic Intifada (12 de octubre de 2007,) Ben White dice: "la contienda popular, al igual que la resistencia violenta, no es un fin en sí mismo; se trata de un método, una estrategia. Es el objetivo final, la descolonización y la liberación de la ocupación y el apartheid sionista... "

El velo entre la no violencia, la desobediencia civil que crea la violencia y la lucha armada es tan delgado como el papel en el que se escriben estas citas. Los filósofos de esta teología del reemplazo inscrita en este movimiento palestino moderno, están experimentando y creando un monstruoso movimiento que se mueve dentro de las comunidades Cristianas palestinas, este movimiento inflama en llamas de violencia religiosa dentro del fanatismo terrorista, y estos pensadores y escritores están nadando en un mar embravecido de la violencia islamista que está fuera de control.

Cuando las circunstancias lo permiten, este movimiento puede encontrar margen de maniobra para estar de acuerdo con las enseñanzas del Corán con respecto a la desaprobación de Dios hacia el pueblo judío, o con la necesidad de recuperar por medio del yihad las pretendidas y supuestamente perdidas tierras islámicas, y sustentan su argumento con credenciales impecables de ser Cristianos no violentos, y la Iglesia occidental, LES CREE. La teología de reemplazo palestina no solo iguala a la teología Cristiana antigua de odio a los judíos, sino que agranda su odio.

Aunque por fuera (como la religión musulmana lo dicta) aparentan ser políticamente correctos y modernos, su enseñanza fundamental, implica en pocas palabras, ignorar las promesas tan claras expuestas en la Biblia, en especial las inspiradoras palabras de Dios y Yeshua (Jesús) para los descendientes del pueblo Judío -Abraham, Isaac y Jacob-, con el llamado irrevocable a la Tierra Prometida y la promesa de libertad a su pueblo. Esta pseudo teología ha tratado por años de acentuar la atención mundial (ocultando su odio) sobre el

sufrimiento palestino, exactamente al igual que han hecho los grupos terroristas, así sigilosamente han fortalecido las manos de aquellos que planean debilitar y despedazar el Estado Judío, que es Israel.

Es increíble la condición de ignorancia de aquellos teólogos “Bíblicos” que se niegan a reconocer la Palabra Divina, y humildemente como dice la palabra en Colosenses 3:12 Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia- ver la mano de Dios en la restauración de los hijos de Jacob (Israel) en su tierra que fue pactada por Dios a Abraham.

Lo que más da tristeza es que inclusive se niegan a reconocer el Pacto de Amor de Dios, a la humanidad y en especial a su Pueblo Israel.

Es eminente que debe de haber una mejor forma de promover la oración por los árabes palestinos, orar por un incremento de amor hacia la humanidad, orar por sus necesidades espirituales y físicas, y cultivar por parte de las diferentes organizaciones y denominaciones dentro del Cuerpo del Mesías (mal llamado la Iglesia) un corazón de amor y alcance a ellos, siempre y cuando no instigue el rechazo de Israel, y en especial no fomente ese sentimiento de Judeofobia disfrazada de anti-Israelí. Es de esencial importancia entender esta nueva faceta de la teología de remplazo, que en un pasado era básicamente Bíblica, donde Israel ahora es la Iglesia y el Nuevo Pacto sustituyó a la Tora. Hoy en este Palestinismo Cristiano, la faceta es más política, imitando el terror Islámico aderezado con una desobediencia civil de izquierda, y donde la Palabra Divina toma un curso de odio y terror, cuando la Biblia habla solo de Amor y comprensión.

Oremos por ellos y por la situación en el medio oriente, Israel tiene derecho a vivir en esa zona, y el derecho como todas las naciones de defender sus fronteras.