Elecciones 2015. Sorpresas

Un amigo experto en campañas me anunció antes de las elecciones: se va a colapsar el PRI, y se colapsó.

Aunque él se refería a Chihuahua, este fue un desastre para el PRI a nivel nacional, porque quedaron lejos de las 9 gubernaturas que el presidente de ese partido pretendía.

¿Qué explica la gran derrota priista? El PRI carece de imaginación y un discurso renovador que inaugure un nuevo estilo de ver y hacer a la política y carga con el costo del mal gobierno.

Aunque cada Estado tiene su propia lógica, podemos encontrar varios referentes.

El defecto Peña. La gente resiente el frenón económico y el resurgimiento del crimen. De nuevo escuchamos sobre homicidios y zonas de inseguridad; el efecto Chapo, y frente a los llamados de atención sobre la descomposición económica, el gobierno le da vueltas a la tuerca económica haciendo que la sociedad pague, mientras los neoliberales siguen enriqueciendo a sus socios y patrones.

El defecto Duarte tuvo impacto local en Veracruz y Chihuahua (deuda, violencia, asuntos turbios en el gobierno) y posiblemente encontremos que la gente reacciono con energía a nivel nacional.

En Quintana Roo el candidato rompió con su partido porque no lo nominaron y se lanzó con las fuerzas de la oposición. Una vez más se reafirma, que la lealtad ideológica desapareció. Aunque las siglas del PAN aparecen como triunfo, lo más seguro es que gobierne como priista, igual como hará el prianista que ganó en Veracruz.

¿Qué explica el triunfo panista? ¿Qué hizo Anaya? Frente a Madero que perdió todas, Anaya queda como gran vencedor. Al parecer el criterio de seleccionar a los mejor posicionados les funcionó. Se beneficiaron del derrumbe del PRD y del hastío contra el gobierno, lo que, sin duda, tiene fuertes impactos políticos. La política también es cosa de saber usar las condiciones en el lugar adecuado en el momento preciso.

¿Hasta dónde pesó la alianza con el PRD?, aunque a juzgar por los resultados del PRD, encontramos que este sigue la tendencia de caer en picada

AMLO y Morena van en ascenso, ganó una parte importante del Distrito Federal y en zonas dónde la izquierda es débil Morena crece. Hay quién sugiere que hubo mano negra en Veracruz para que no se quedara con esa gubernatura, porque de haber contado con ese gobierno, AMLO se hubiera proyectado seriamente.

Los independientes demostraron que no son una opción todavía. Llama la atención que a mitad de la campaña se hablara con insistencia del voto útil y que se invitara a los independientes a declinar. Mucha presión sufrió el candidato independiente a gobernador de Chihuahua para que declinara a favor del PAN, lo que hubiera sido una gran incongruencia, porque se hubiera visto como un juego a favor de un partido político y no como la búsqueda de una opción ciudadana.

Es problemático que el postulado sea sacar al PRI del poder y no la construcción de una sociedad distinta, de ahí el tipo de alianzas que vimos, o justificar el planteamiento de las declinaciones.

Hay reportes de compra de votos con fondos muy generosos. ¿De dónde salió ese dinero?

Sugieren que Peña le pagó a Madero el apoyo por las reformas aprobadas y operó la elección contra el PRI. Nada probado por supuesto.

¿Qué implicación tiene la elección para el 2018? Tanta como las circunstancias se sepan aprovechar para alargar la coyuntura.

Anaya fortalece su posición y seguro usará la coyuntura para su candidatura presidencial. El triunfo es de él, o lo compartirá con Margarita Zavala y otros que apoyaron candidatos.

¿Puede ponerse la medalla Basave?, o igual se va por no poder ante los negociadores de siempre que se enfilan a vender su cariño.

¿Beltrones sale del juego? Los gobernadores que pusieron candidatos y perdieron, ¿saldrán del juego político-electoral? En el futuro todo es posible y son relativamente jóvenes. A menos que los encarcelen como amenaza el PAN en Chihuahua y Veracruz, pero el PRI no encarceló a Padrés en Sonora y el Bronco no puede con Medina.

¿Debilita a Peña? El presidente no es hombre de partido, así que, aunque parece llevar a su partido directamente al barranco no le afecta, sus intereses están en otro lado.

AMLO camina con paso firme hacia el 18 y tal vez veamos una competencia directa contra Anaya.

Si Peña es capaz de leer el mensaje enviado este 5 de junio, tendrá que hacer grandes cambios políticos, empezando por el gabinete presidencial y siguiendo por revisar sus grandes políticas que empobrecen a la sociedad. La democracia puede esperar.