El Futuro-La Mujer (Segunda Parte)

El programa de televisión “Viaje a las Estrellas” no tuvo mucho éxito en su primera serie, pero su influencia ha sido más allá de la pantalla chica, el cine, la literatura y el arte en general. Debido a que la trama se desarrollaba en el espacio exterior y en el futuro lejano, su creador Gene Roddenberry tenía la libertad de mostrar una sociedad diferente. La representación de la mujer, por ejemplo, fue muy importante.

Mientras el rol de la mujer en la sociedad era básicamente de una sirvienta, en los dos primeros episodios transmitidos en 1966 la mujer era importante en la exploración del espacio. Claro que todavía andaban en minifalda y su imagen era “sexy”, pero de igual forma, por primera vez una mujer era capitán de una nave y una mujer de color era parte de un equipo y su lugar era importante. La teniente Uhura, interpretada por Nichelle Nichols, no sólo era “bonita” sino inteligente.

En el mundo de “Star Trek”, los hombres y las mujeres podían trabajar juntos como iguales sin importar el color de su piel. Fue en esa misma serie donde se dio el primer beso entre el capitán y Uhura. Un beso entre un hombre blanco y una mujer de color nunca se había visto en la televisión.

Lejos estaba yo de comprender la importancia de este evento. Para los niños que no habían vivido la segregación cultural, la relación entre las dos personajes se veía normal. He aquí la importancia de su transmisión. Una mujer con poder se presentaba como normal, y para las nuevas generaciones que crecimos viendo tele, el cambio social que seguiría en los siguientes años seria normal. La mujer como una persona completa era parte del “futuro” dentro y fuera de la pantalla.

Las mujeres del “Enterprise” (el nombre de la nave) eran doctoras, comandantes, científicas, astrologas, y hasta traductoras. Quizá lo mas importante es lo que nunca se les vio hacer: no cocinaban, no cuidaban de sus esposos, no planchaban, no pedían permiso de ningún hombre, y no se sentían mal de no estar casadas. No podría decir si la decisión fue consiente o no, pero el caso es que al utilizar la estructura militar en la nave espacial, Gene Roddenbery representó a la mujer como una igual ante los hombres. Su valor era por lo que sabía hacer, por su experiencia laboral, y por sus conocimientos. Ser una mujer inteligente y capaz no era mal visto dentro del Enterprise.

De igual manera, y tal vez la mejor forma de lograr la igualdad de genero, la mujer podía ser también mala. No era extraño ver que el antagonista fuera mujer y por lo tanto era inteligente, valiente, una guerrera, y sabía manejar su poder en contra de los demás. Aun así, no fue sino hasta 1995 cuando sucedió lo inesperado: Kathyn Janeway, personificada por la actriz Kate Mulgrew, se convirtió en la primera mujer capitán de una nave espacial (el Enterprise).

30 años después de que el estudio Paramount ordenó quitar a una mujer del cargo de capitán por ser muy “controversial” y por “amenazar” a la familia norteamericana, la serie “Voyager” triunfo por 7 años y Kate Mulgrew pasó a la historia.

Me imagino que para muchos estos datos no son importantes, pero si vemos el contraste con la televisión mexicana podemos apreciar los avances en cuanto la igualdad de genero se refiere. Apenas ayer, una mujer en un bikini azul, muy joven y guapa (la actriz Livia Brito) sale de una alberca para anunciar Ruffles con el lema “no te resistas” y

entre las 10 cosas que no conocías de ella que se publican en la red son sus medidas, su signo Cáncer y que le “gusta provocar miradas”. Definitivamente la imagen de virgen, santa y puta sigue perpetuando la sociedad mexicana en cuanto al rol de la mujer se refiere.

Si seguimos la línea de esta serie de televisión veremos que antes de un capitán fuera mujer, un hombre de color lo fue, ¿Será que a Obama le sigue la Señora Clinton?

(continuara)