Trump el Troll

September 9, 2016

Estoy en aprietos porque no puede dejar de comentar cada vez que me meto al Face y me siento atacado, menospreciado, y marginalizado. Gente extraña se esconde en la anonimidad y se muestran a favor de Trump, otros se dedican a publicar fotos de ángeles (imágenes homo eróticas) explicando que escribas amen y hoy alguien publicó una imagen de Jesús en una tortilla con mas de 200 likes y miles de “amen”. El colmo es cuando publican una foto de una niña negrita con el lema “No me vas a dar like por mi color”.

Aunque mis comentarios a dichas fotos tratan de ser “educativas” o “chistosas” no se tardan en contestarme que me abstenga y decirme que no tengo fe o que son un criticón. Tengo que considerar si mis comentarios pertenecen a los de un “Trol”.

Joel Stein en su editorial “La Tiranía de la Multitud” (Times, Agosto 2016) explica como para navegar en el internet ahora se tiene que ser cuidadoso:

 

“Ahora el internet, la red, es un sociópata con síndrome de Asperger (…) los psicólogos llaman a esto el efecto de desinhibición, donde la anonimidad, la invisibilidad, y la falta de autoridad al no comunicarse en tiempo real acaba con los modos sociales que hemos construido por miles de años” (p.27 Traducción libre)

 

De esta manera un troll, o trol, es una persona que comenta en línea con el solo propósito de molestar o provocar una respuesta emocional negativa sin ser reconocida y con la única autoridad que le da tener acceso a una computadora.

Sus victimas son personas reconocidas como Leslie Jones, protagonista de la nueva cinta de los caza fantasmas. Ella ha sido fuertemente criticada por ser de color y ha sido amenazada de muerte. Anita Sarkeesian, critica de los juegos de video, ha recibido amenazas de bombas en sus platicas dentro de las universidades e inclusive han amenazado a reconocidos periodistas con violar a sus hijas por sus opiniones.

En el pasado, si un periódico recibía una carta racista o que amenazaba a un periodista, simplemente se tiraba a la basura. Hoy en día, es imposible detener las opiniones negativas puesto que los medios son completamente abiertos. Cualquiera puede escribir su opinión sin ningún filtro y sin ninguna preocupación de ser acusado.

Cada vez que aparece un comentario a favor de Trump trato de averiguar que clase de persona es la que le sigue. Pero por mas que lo intento, siempre termino en una pagina “invisible”.

Por ejemplo, al seguir un “post” de un primo mío que asegura que el que no vote por Trump no es “Americano” la búsqueda me llevo a la pagina de “Queremos Libertad, no Tiranía” que tiene como emblema una bandera del sur que explica:

 

“Estamos aquí para lugar por nuestros derechos constitucionales (…) amamos nuestro país (…) somos pro-Dios, Pro-vida, y pro-pistolas (…) no sean irrespetuosos hacia los militares o los vamos a castrar verbalmente (…) disfruten!”

(https://www.facebook.com/WeWantLibertyNotTyranny/about/?entry_point=page_nav_about_item&tab=page_info) -traducción libre

 

Se trata de una pagina sin autor, sin fechas exactas, sin ninguna persona que tomé responsabilidad de lo que se publica. Al investigar a una de las seguidoras, me encontré con la pagina donde una güera ama de casa es de lo mas normal. Inclusive publicó una foto de ella con su mamá con el lema “La Amo”.

¿Cómo es que esa persona publica sigue una pagina de extrema derecha? ¿Se trata de una racista? Lo mas probable es que no. Se trata de una persona común y corriente que solamente sigue a la pagina en la cual recibe una reacción emocional de una posición política. Esto es, al ver esa pagina puede demostrar su enojo o su amor sin el miedo de ser reconocida en su lugar de trabajo, en su familia, o en su iglesia. No importa si la pagina es publicada por la extrema derecha, o los neo-nazis, o las del ku klus kan.

Please reload