Hablemos de teatro local

October 14, 2016

A estas alturas nuestra ciudad ya cuenta con suficiente materia artística y cultural para convertirse en un pequeño pero relevante foco de interés. La última parte del siglo XX y lo que llevamos del presente han visto surgir un gran movimiento teatral, mayor abundancia tanto en la publicación como en la presentación de libros, festivales y encuentros de escritores.

 

Un evento muy importante ha sido el Festival del Siglo de Oro que se lleva a cabo en El Paso y en nuestra ciudad, desgraciadamente éste ha venido decayendo. Aunque son varias las causas, una determinante es la falta de interés de nuestras autoridades, quizá por ignorancia teatral o por desconocer las secuelas benéficas que a la larga, programas de este tipo producirían en nuestra región.

 

Existe por otro lado, el Festival de Teatro de la Ciudad, al que parece, la autoridad municipal le ha puesto más empeño, no quiero decir con esto que sea de más calidad, simplemente ha aumentado la cantidad de grupos participantes; sería bueno que ahora se haga una mejor selección para que el público juarense también se vuelva un poco más exigente.

 

Entre los más reconocidos teatristas de nuestra ciudad se encuentra, por supuesto, Perla de la Rosa y Guadalupe de la Mora, quienes dirigen Telón de Arena; se trata de un grupo bien consolidado y con una vasta experiencia. También está trabajando actualmente el grupo de teatro de la universidad, Candilejas en el Desierto, fundado en el 2007 por el fallecido y muy querido maestro José Manuel Blanco Gil, y que ahora dirige Virginia Ordóñez. Otro personaje del mundo teatral es César Cabrera, quien dirige el grupo de teatro de la UACJ, organizado en IADA. Sabemos perfectamente que el número de personas involucradas en este ambiente ha aumentado y han sido presentados trabajos de excelente calidad.

 

Recuerdo en este momento la Compañía Telémaco teatro-lab con la puesta en escena de La tempestad -el texto de Shakespeare-, dirigida –aunque no oficialmente– por Fabián Villalpando –cuyo nombre fue sustituido por Mayra Chávez para poder participar en uno de los festivales–, y en la que participaron el mismo director, Karla Diego, Valerie Rodarte y Rocío Vargas. En la función de estreno falló la energía eléctrica, por lo que el grupo se vio obligado a improvisar, pero el resultado fue simplemente maravilloso. Eso fue en junio del 2014, en el Sala experimental Octavio Trías, cuando el lugar todavía era respetado como teatro, su razón de ser.

 

Por otra parte, la escritura dramática también ha visto un incremento. El más prolífico de los autores, todavía sigue siendo Pilo Galindo, quien además formó y dirige su grupo de teatro 1939. Galindo empezó escribiendo obras de teatro con dos características bien definidas: una, el contenido se refiere a problemas de la ciudad (El señor Peña, Puente Negro, Lomas de Poleo, Amores que matan, entre otras) y, dos, una estructura que comienza con el final, es decir, y de acuerdo a lo expuesto por Aristóteles, con un orden invertido, artificial, en el que luego va intercalando las escenas en un ir y venir. Es autor de diversos premios, muchas publicaciones y de gran influencia política en el ambiente.

 

Por cierto, en esta pasada Feria del Libro se presentó el primer volumen de las obras completas de Galindo, publicación de la que se ha hecho cargo la Universidad de nuestra ciudad.

 

Tenemos por otra parte, el trabajo que Enrique Mijares ha desarrollado en nuestra ciudad, con sus cursos y talleres sobre teatro. De ahí han surgido varias publicaciones; antologías que contienen los textos escritos por los participantes. La primera de ellas, titulada En la frontera Norte. Ciudad Juárez y el teatro (2008) -publicada por el ICHCULT y la UACJ- aparecen siete obras: “No te entiendo, no me entiendes” de Cecilia Bueno, “Expedientes del odio y Richard Ramírez mi hermano siamés”, de Selfa Chew, “Petrus” de Santos Gavaldón, “Cruce alterno” de Carlos Alberto Hernández, “Amor impune” de Guadalupe de la Mora y “Laceraciones” de Virginia Ordóñez. Persistencia de la memoria es la compilación del 2011, en la que participan José Juan Aboytia, Cecilia Bueno, Blas García Flores, Jorge González Medrano, Carlos Alberto Hernández, José Lozano, Norma Lilia Montoya, Guadalupe de la Mora, Carlos Ortiz y Perla de la Rosa. La tercera, Escribir las fuerzas. Taller de dramaturgia 2014, publicada este año, se presentó precisamente ayer jueves en el Centro Cultural de las Fronteras.

 

Otro espacio que se abrió para la difusión de textos literarios, aunque no sólo dramáticos, es la convocatoria Voces al Sol auspiciada por la UACJ, en ganó Selfa Chew en el 2015 y por la que se publicaron cinco de sus textos.

 

Es una pena que espacios teatrales estén descuidados u ocupados en otros menesteres. El de la ANDA, a pesar de haber sido diseñado con toda la mano, está a punto de derrumbarse, por fuera se ve bien, todavía rescatable, pero por dentro está en ruinas.

 

Uno que ha visto el paso de los años y continúa con su vocación original es el comúnmente conocido como de la Asegurada, cuyo nombre oficial es Teatro de la Nación, construido ex profeso en 1954 e inaugurado en noviembre de 1960. Muchos actores juarenses han pisado su escenario.

 

Está el del Centro Cultural Paso del Norte que, por desgracia, ha beneficiado los más comerciales espectáculos traídos desde la Ciudad de México, y que en esos eventos se abarrota, por supuesto.

 

El teatro Gracia Pasquel, ubicado en el CCU, requiere mantenimiento; también es un espacio que debe ser cuidado para beneficio de los habitantes de la región.

Concluyo porque se me acabado el espacio, pero ¡hay mucho por decir sobre el teatro local!, quizá en otra ocasión continuemos con el tema.

Please reload