Por qué no se sabe la verdad sobre la deuda

June 16, 2017

Diario de un reportero

 


 

Pues nada, que un jueves de enero de este año los diputados veracruzanos se reunieron y – después de analizar los profundos problemas que vivía el estado – decidieron crear la Comisión Especial para la Verdad sobre la Deuda Pública, que descubriría de una vez y para siempre cuánto se perdió en los tres últimos gobiernos.

 

Al parecer, la idea surgió a principios de diciembre del año pasado. Por esas fechas,  el constitucionalista español Luis Gordillo  (invitado a dar una conferencia por el grupo legislativo del PRD) enfatizó que la creación de un cuerpo así sería un proyecto legislativo interesante "que permitirá a los diputados tomar las riendas de los problemas que aquejan a la entidad" y evitaría que la Federación interviniera en el estado.

 

Y zas, los diputados decidieron tomar las riendas y se armó la Comisión: un equipo de diputados y de ciudadanos de indiscutible solvencia moral y amplios conocimientos en finanzas, auditoría, contabilidad y derecho que explorarían los rincones oscuros de las finanzas veracruzanas y nos dirían qué pasó y cómo.

 

Los diputados son Sergio Rodríguez Cortés, Francisco Martínez Martínez, Juan Manuel de Unánue, Rodrigo García Escalante, María del Rocío Pérez Pérez, y los ciudadanos probos son Ileana Castellanos Galicia, Francisco Javier Cruz Ortega, Gilberto Castro Márquez, Salvador Díaz Buitrón, Rafael Hernández Matías y Juan Manuel García González.

 

Pero no han hecho nada. Los diputados responsabilizan a la secretaria de Finanzas, Clementina Guerrero García, a quien el 25 de enero le solicitaron información precisa de la deuda, de los trabajos de revisión, de las empresas afectadas por el pasivo, del monto de lo pagado, de las obras ejecutadas, y copias de los créditos bancarios de 1998 a 2016, y no les ha dado nada.

 

Luego corrigieron. Aunque el acuerdo que crea la Comisión establece que hay que revisar las cuentas desde 1998, los diputados anunciaron a principios de febrero que no harían eso, sino que se limitarían a indagar el sexenio de Javier Duarte de Ochoa. Y ni siquiera eso han podido hacer.

 

Los diputados – especialmente el perredista Sergio Rodríguez – también hacen responsable de este retraso al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a quien le pidieron que instruyera a la titular de Sefiplan a que diera facilidades "para conocer detalladamente la situación financiera del estado", y no les ha hecho caso.

 

Concretamente, el diputado Rodríguez declaró que la secretaria de Finanzas ha comentado que el gobernador no le ha dado instrucciones para entregar la información que pidió el Congreso, y aseguró que la falta de respuesta de la funcionaria se debe a que no hay disposición de Yunes Linares para transparentar la información sobre la deuda pública.

 

Y el bienio avanza entre perdones y olvidos.

 

Ventanillas atascadas

Una vez, hace tiempo, Veracruz fue o quiso ser granero y yunque de la nación. Era gobernador Agustín Acosta Lagunes, un hombre a prueba de tentaciones de este mundo y de otros, movido sólo por el afán de que la vida fuera mejor en este rinconcito de patria donde desde hace rato hacen su nido las olas del mal.

 

La idea era ­que el campo veracruzano produjera alimentos en vez de agrupaciones y membretes. No sé cuándo fracasó. Los campesinos, las organizaciones de campesinos, siempre han sido carne de cañón electoral, y reciben migajas a cambio de votos para el partido que esté en el poder.

 

Lo triste es ver que en el gobierno del cambio poco ha cambiado. Según Moisés Reyes Fausto, dirigente de la Central Campesina Cardenista, hay alrededor de ciento noventa millones de pesos para apoyar las actividades productivas, pero nadie sabe dónde está ese dinero ni cuándo estará disponible.

 

Al parecer, la secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural, Pesca y Alimentación (Sedarpa) ya tiene esos recursos y solamente está esperando a que se abran las ventanillas para dispersarlos, aunque nadie sabe cuándo se abrirán las ventanillas.

 

Ni el delegado federal de la Secretaría, Octavio Legarreta Guerrero, ni el secretario estatal Joaquín Rosendo Guzmán Avilés saben cuándo se distribuirán los recursos para promover la producción de maíz, frijol, piña y papaya, y para fortalecer proyectos pecuarios con la construcción de galeras, corrales de manejo o instalación de cercas eléctricas. Nadie sabe... Las ventanillas tienen voluntad propia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload