Ahorcar a la educación

March 9, 2018

Última llamada

 

Se ha vuelto costumbre ya que los gobiernos estatales retienen la parte correspondiente al subsidio a las universidades que pactan tripartitamente con el gobierno federal.

En algunos casos se intenta ahogar a las universidades, ya sea para que el gobierno meta las manos en la administración de las mismas, o bien que les cause una destrucción mayor que dañe su capacidad educativa y las someta políticamente.

El caso de la Universidad Veracruzana fue emblemático. El gobernador Duarte intentó ahogarla, cosa que continuó Yunes. Así una institución que gozaba de gran reputación tuvo que luchar por su sobrevivencia y ajustar sus tareas esenciales para enfrentar un recorte innecesario de su presupuesto.

Ahora es el turno de Hidalgo. El gobernador Fayad intentó meter las manos a la administración universitaria pero fue derrotado judicialmente, así que dio paso al intento de ahorcar financieramente a la universidad. El problema es que el recorte se dio en tiempos de revisión de contrato colectivo afectando prestaciones laborales y los sindicatos declararon una huelga que se resolverá solamente si el gobierno transfiere los fondos retenidos. Fayad no respeta un acuerdo que lleva 12 años funcionando.

En México las cosas se hacen al revés. En lugar que los gobiernos inviertan hasta lo imposible para elevar la calidad educativa, utilizan los recursos para someter políticamente a las instituciones.

La autonomía universitaria plantea justamente que el Estado debe sostener a la educación mientras las instituciones deben trabajar para proveer la mejor calidad posible. Fayad por lo visto no se ha enterado.

 

Please reload