Lástima Margarita

Empezará el proceso de opiniones sobre la entrada y salida de Margarita Zavala de la contienda electoral. Por supuesto que no habrá análisis sino pura especulación, sin dejar de lado la pregunta sobre quién se beneficia, nunca dirán quién pierde.

Antes de jugar a la especulación, debe quedar perfectamente claro que Margarita entró a la contienda con muchas ayudas extra legales, siendo la más relevante, el hecho que logró el registro con firmas falsas, aunque según el INE sólo eran poquitas. Total que tanto es tantito y la nena a final de cuentas solo estaba un poco embarazada.

Antes que se apresuren a levantar uno más de los monumentos a la ignominia, conviene saber:

  1. ¿Por qué y cómo se pueden comprar firmas?

  2. ¿Por qué el INE determina que hay un nivel de trampa que es aceptable?

  3. ¿Cuál es el nivel de trampa aceptable?

Margarita al parecer se retira sin informar cosas tan fundamentales como de dónde salieron los recursos para su aventura, ya que declaró haber rechazado los fondos públicos. Conviene saber:

  1. ¿Quién le donó fondos para la campaña?

  2. ¿Cuánto recibió y cuánto gastó?

Lo demás, de si se lanzó porque se peleó con Anaya, si volverá al PAN, o la tremenda estupidez de que deja a su 2% de apoyo en libertad para que voten por quién quieran, no va la pena el esfuerzo.

Pobre Margarita. Solamente nos mostró el bajo nivel de la política mexicana y los desatinos que se cometen cotidianamente, dizque en nombre de la democracia.