Se van

August 4, 2018

 

Agotados los recursos legales de los Partidos Encuentro Social y Nueva Alianza parece definitiva su desaparición. Sigue la incógnita de si el PRD seguirá por los mismos pasos.

El tema de la desaparición tiene que ver con el registro para los partidos que es un proceso complicado y penoso y el consecuente financiamiento público.

La ley determina que si un partido no alcanza el 3% de la votación pierde su registro y con eso pierde los fondos que se les entrega a sus burocracias pagados con nuestros impuestos, o la deuda escandalosa que los gobiernos asumen para reproducir el régimen de privilegio.

La ley no dice que políticamente deban dejar de existir. De hecho, esas agrupaciones pueden seguir actuando y tratando de cumplir con los requisitos que les impone la ley para volver a gozar del privilegio de ser mantenidos.

La duda persiste sobre la posibilidad que tengan las burocracias partidistas para lograr la lealtad de los seguidores que vieron el dispendio y la decepción de liderazgos interesados en sus propios intereses.

Llegamos a lo que parecería un acto de justicia para la sociedad, pero ya que estamos en la época del cambio, qué tal si se ensaya un nuevo modelo.

Quitémosle todo el financiamiento público a los partidos políticos y que los mantengan sus seguidores. Que se le otorgue facilidades fiscales a los donantes y se establezcan controles estrictos del dinero que reciben, así como los controles fiscales típicos que operan para toda la sociedad.

Y entonces cualquiera podrá tener su partido político y solamente tendrá que hacer una gestión sencilla en Hacienda para la exención fiscal si es que le interesa.

De paso nos quitaremos de encima a una burocracia carísima que se supone supervisa a los partidos.

Ahorramos por todas partes y normalizamos la democracia para que gane aquel que convenza al pueblo.

Please reload