Mujeres triunfadoras

August 21, 2018

Me alegro y debe ser seguramente un gran aliento para todas, cuando constatamos ciertos resultados o indicadores que favorecen la presencia y participación de las mujeres. 

Me refiero en  esta ocasión al deporte, pues represento un gran orgullo para nosotras saber que en los recientes XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe,  que compatriotas nuestras obtuvieron muchas medallas: Del total de las 341 medallas recibidas, ganamos 63 en oro, 59 en plata y 44 en bronce. Y destacar que la supremacía de las mujeres se ha dado en todos los tipos de competencias, además de que México quedo en primer lugar como país.  
Como vemos, tanto en los deportes individuales como colectivos fuimos y somos, capaces de salir adelante. 

Sabemos también, que entre otros datos reales y alentadores, está el hecho de que ya la mujer tiene una mayor presencia en nuestras universidades e incluso que en la UNAM ya representamos el 52% de la población estudiantil total, junto a  que en el posgrado ya somos mayoría y que en general conseguimos actualmente mayores grados en la educación primaria secundaria y preparatoria,  que los propios hombres. 

Sin embargo, tan ameritados logros por más cuantitativos que sean no se extienden cualitativamente aún a muchos otros rubros de la vida nacional. 

Todavía existen muchos pendientes y estamos aún lejos de haber conquistado una plena equidad de género, lo mismo en la ciencia que en el reconocimiento laboral, pues siempre se nos ubica por abajo en los salarios, aunque tengamos iguales funciones y responsabilidades que los hombres, dentro de una corporación privada o institución pública.  

A la vez, podemos decir que leyes como la legislación sobre el aborto, prevalecen aún en la República Mexicana, algunas entidades donde estos derechos de la mujer no están aprobados, o asimismo la desatención sobre todo en el campo y zona rurales donde  se encuentra excluida en general.  

Y qué decir de la violencia, que se ejerce prácticamente a lo largo y ancho del país contra nosotras, con alarmantes y escandaloso índices, ya sea el incremento en materia de feminicidios, discriminaciones y violencia intrafamiliar.  

Y así, podríamos seguir enumerando muchas y diversas asignaturas pendientes de nuestra lucha feminista.  Pero   igualmente,   como dijimos,  hay  también  avances  significativos.    

Celebremos entonces las importante y grandes metas cumplidas, cada vez que se registren, sin olvidar o descuidar y menos soslayar otras variables y datos que nos mantienen lejos de ese ideal de que las mujeres formemos parte de una sociedad con derechos y obligaciones iguales, pues en tanto no lo consigamos México no puede ser considerado en su conjunto como un país con apego a derecho, plenitud democrática, con libertades y justicia social.

Please reload