Sarcasmos

Diario de un amo de casa

Me llega de no se dónde este inapreciable crónica.

LUNES

"Solo en casa. Mi mujer se va a pasar una semana afuera. Óptimo. Creo que tendremos una semana inolvidable, el perro y yo. Tracé un plano y programé mi tiempo. Sé exactamente cuándo debo despertarme, cuánto tiempo debo estar en el baño y cuánto tiempo me llevará preparar el café.

También hice la suma del número de horas que necesito para lavar la ropa, planchar, arreglar la casa, regar las plantas, sacudir el polvo, arreglar las camas, cambiar las sabanas, llevar al perro a pasear, hacer las compras y cocinar, y veo que me sobrará mucho tiempo libre. No sé por qué las mujeres hacen que las tareas domesticas parezcan algo tan complicado, cuando toma tan poco tiempo y es sólo cuestión de organizarse. El perro y yo cenamos un filete cada uno.

Coloqué sobre la mesa el mantel reservado para las fiestas, además de un ramo de rosas, para crear una atmósfera agradable, junto a un candelabro con velas. Comimos paté de entrada y después el plato principal, con una delicada guarnición de legumbres y bizcochos de postre. Bebo vino y fumo un puro. Hace mucho tiempo que no me sentía tan bien.

MARTES

"Es necesario revisar con más detalles la programación: necesita algunos ajustes. Le expliqué al perro que no todo los días son feriados y por lo tanto no debe esperar hors d´oeuvres en las comidas, ni tres platos, que todavía tengo que lavar. En el desayuno noté que el jugo de naranja exprimida tiene una desventaja. El exprimidor de frutas tiene que ser limpiado cada vez que se usa. Una posibilidad: exprimir la suficiente cantidad de naranjas para dos días. De esa manera puedo lavar el exprimidor con la mitad de la frecuencia. Descubrimiento: usted puede colocar salchichas en la sopa y de esa manera va a tener para lavar una olla menos. Ciertamente que no pretendo pasar la aspiradora por la casa todos los días, como mi mujer quería. Un día sí y otro día no es más que suficiente. El secreto es andar con pantuflas y limpiarle las patas al perro. Me siento de lujo.

MIÉRCOLES

"Tengo la sensación de que las tareas domésticas toman más tiempo del que me imaginaba. Debo repensar mi estrategia. Primer paso: compre comida a la que únicamente hay que descongelar. No es necesario gastar tanto tiempo cocinando, ni echándole agua a las plantas y planchando. No me debe llevar más tiempo cocinar que comer. La cama es un problema: salir de entre las sábanas, después arreglar el lugar, tender la cama. Es todo tan complejo. No creo que sea necesario arreglar la habitación todos los días, especialmente sabiendo que volveré a dormir en ese mismo lugar esa misma noche. Parece una tarea sin importancia. No estoy preparando más comidas complicadas para el perro. Compré alimento que ya viene listo. El me pone una cara, pero, ¿qué puedo hacer? Si yo puedo comer comidas compradas y listas él también puede.

JUEVES

"Basta de jugo de naranja. ¿Cómo puede ser que una fruta de aspecto tan inocente pueda crear tal confusión? Es increíble. Voy a comprar jugo de naranja en botella, listo para beber. Descubrimiento: Conseguí salir de la cama sin desarreglar las sabanas y las frazadas. Todo lo que tuve que hacer es alisar un poco el cobertor. Claro: es necesario tener un poco de práctica y no hay que estar dando vueltas en la cama mientras se duerme. La espalda me duele un poco más y, para eso, no existe nada que un baño caliente no pueda resolver. He dejado de afeitarme todos los días porque realmente es una perdida de tiempo. Gano preciosos minutos que mi mujer nunca pierde porque ella no se afeita. Descubrimiento: no hay necesidad de cambiar de plato cada vez que uno se sirve una nueva comida. Lavar la ropa con tanta frecuencia me irrita. El perro puede también comer en un solo plato siempre; es sólo un perro. Nota: llegué a la conclusión de que se puede pasar la aspiradora una vez por semana".