Negociación con la CNTE

Negociar con esta fracción del sindicato de maestras debe ser como estar en un circo de varias pistas.

En una pista el sindicato que cuida que no se rompa su equilibrio de poder. Aunque la sección 18 gane el conflicto no puede ponerse por encima de la dirección nacional del sindicato.

En otra pista la sección disidente que busca la mayor ganancia posible para mantener su liderazgo y mostrar que su combatividad da frutos.

En otra pista están los disidentes de los disidentes, o por lo menos así lo manejan los líderes de la sección 18. Dicen que un pequeño grupo de radicales se niega a levantar su plantón hasta que se cumplan metas que no estaban en la mesa de negociación y pretenden que se abra una negociación paralela con ellos. Así es posible que los disidentes traten de manejar dos pistas, en una ellos bailan mientras que mueven títeres en la segunda.

La otra pista se abre en varias pistas y consiste en tratar de negociar con la mano que mece la cuna. En una está el gobernador que ha hecho todo lo posible por echarle gasolina a la hoguera; en otra más está el PRI que tradicionalmente ha mantenido a la CNTE y está muy interesado en crearle fuentes de inestabilidad al gobierno; en una tercera está la posible inclusión de radicales de MORENA interesados en tirar al gobernador.

La pregunta es si hay bastantes domadores para manejar todas las pistas y si tienen látigos y premios para dominar a todas las fieras.