Luto

March 26, 2019

Se cumplió un cuarto de siglo en el que la lucha por el poder atentó hasta la cúpula del priismo. Ese mismo año asesinaron al candidato del PRI a la presidencia de la república, para seguir con el que había sido designado para liderar al congreso, porque en ese entonces el PRI todavía controlaba los hilos del poder.

Y no es que hasta ahí llegarán las cosas. Ya desde los 1980s el crimen político campeaba libremente por México porque no había investigación, ni consecuencias por los múltiples asesinatos políticos.

Los crímenes políticos no se han frenado. Se asesinó impunemente a miembros del PRD, se asesina impunemente a líderes de Morena, como se ha hecho con líderes sociales que se oponen a proyectos que dañan a las comunidades.

Muchos preguntan a quién benefician los asesinatos y la respuesta está a la vista. A los que abogan por la preservación del status quo, del régimen de privilegio y a los políticos que terminan recogiendo el tiradero para beneficiarse con el desastre. Uno de los grupos que se quedó en el camino pero no ha perdido son los llamados Viudas de Colosio.

Las viudas de Colosio siguen tratando de medrar con el crimen, como si alguien tuviera una deuda con ellos. Con el asesinato se les derrumbo la oportunidad de tomar por asalto al gobierno y desde entonces entendieron que podían lucrar con la tragedia, esfuerzo que se renueva en este 25 aniversario.

 

Please reload