Impeachment

December 19, 2019

 

La práctica de enjuiciar a un presidente es de un valor democrático fundamental porque demuestra que todos son iguales ante la ley. Lo han realizado los israelíes que encarcelaron a un presidente y están por enjuiciar al primer ministro, y ahora los estadounidenses lo aplican a un presidente famoso por pisotear las normas y las leyes, una corte lo acaba de obligar a pagar millones de dólares por haber mal utilizado contribuciones políticas.

En esos países nos muestran que nadie debe estar por encima de la ley. La importancia del hecho es que sin la igualdad legal, que es un principio democrático fundamental, se derrumba el Estado de Derecho.

Este elemento se olvida tradicionalmente en México, donde se le da respiro a los políticos cuya conducta criminal debería ponerlos tras las rejas en lugar de darles retiros de lujo.

El Impeachment tiene un serio impacto político. Expone públicamente a las partes, en este caso los republicanos mostraron interés en descalificar el proceso pero no entregaron elementos de defensa, los demócratas tienen que actuar con sagacidad para mostrar que no buscan una revancha simplona.

Tiene impacto electoral porque puede tener varias salidas: que el presidente enjuiciado tenga que dejar el puesto, o porque, como parece sucederá saldrá impune por un senado proclive a tolerar a un rufián, con lo que podrá sumar puntos para su reelección.

El gobierno de Trump ha generado una fuerte polarización política y hay una fuerte posibilidad que el impeachment cohesione los votos partidistas y eso prefigura un escenario electoral competitivo en el cual los republicanos trabajan para suprimir votos. La respuesta la dará la capacidad de movilizar votantes.

Please reload