Despertar

March 10, 2020

El autoritarismo mexicano y con mayor energía los gobiernos neoliberales tenían adormecida a la sociedad, lo que era una condición para despojar a las grandes mayorías a favor de la oligarquía que saqueo al país de la mano de una capa gobernante.

El triunfo de López Obrador demostró que ese silencio y ese sometimiento se podía romper y hoy la sociedad levanta la voz, en ocasiones, por fortuna, con mucha energía, y en otras bajo la manipulación de los que han perdido el botín.

Hemos escuchado voces que antes habían enmudecido y la sociedad empieza a perder el miedo a hablar, hasta los que aplaudían el saqueo a la nación hoy levantan la voz. Muchas voces es una buena señal. Bravo, la sociedad está despertando.

Aún algunas de los 30 millones que votaron por López Obrador levantan la mano ante decisiones que no les gustan, ojala se haya terminado la adoración al presidente y esa es una señal de democracia.

La marcha de las mujeres les dio el control de la calle, ese control arrebatado por grupos criminales asociados con partes del Estado y que los gobiernos no pueden o no quieren garantizarle a la sociedad en general.

Un día sin mujeres es un hecho político de gran importancia, eleva una voz que estuvo suprimida durante mucho tiempo y le dice con energía al gobierno por dónde hay que caminar si quieren generar una gran transformación, esa marcha y ese paro deben abrir los oídos de las políticos, ya no se pueden posponer las decisiones que traigan justicia a un país arrollado por la impunidad.

Please reload