Injuria

April 27, 2020

 

Hay un principio en política que dice: injuria que algo queda y se acompaña de: palo dado ni dios lo quita. El truco consiste en golpear para paso a paso ir debilitando al contrincante. La nueva versión de la oligarquía, sus amanuenses y títeres es: difama que algo queda.

Me llegó un mensaje por messenger que decía que López-Gatell no debía estar en la vocería de la pandemia del covid-19 porque ya sentía que podía ser presidente. No se como sabía el autor de la nota que es lo que piensa el epidemiólogo, pero además de que querer ser presidente no descalifica a nadie, es legítimo y todos los políticos lo tienen en la mente, no hay razón para que un tipo con la educación y formación de López-Gatell este excluido.

Paso seguido, el comentarista de ocasión sostiene que el vocero debe ser alguien que no está en la estructura de comunicación social del gobierno ni en la de salud pública, imagino que de ser el caso, de inmediato empezarían a berrear sobre la razón para ponerlo.

Este ataque al epidemiólogo en jefe del país es parte de la estrategia para debilitar al gobierno y de ser posible tirarlo. Desde que AMLO anunció a su gabinete en la campaña presidencial, empezaron a atacarlo sosteniendo que sus colaboradores son mediocres, cuestión que no demostraron. Aunque habría que darle la razón a los que muestran el evidente conflicto de interés del secretario de educación que parece servir a su ex jefe, eso no necesariamente lo hace mediocre.

Parte de la estrategia descalificadora se complementa con abundantes fakenews, memes (algunos buenos), y agresiones masivas a todo aquel que apoye al gobierno. Los amanuenses siguen el guión y cuestionan todo, sobre las cifras del contagio y hasta sobre la etiología del covid-19 comentan.

El PAN se ha empeñado en descalificar al gobierno y moviliza a sus gobernadores quienes sostienen que recibieron material inapropiado aunque sabían que era inapropiado para la atención médica, promueven una huelga fiscal mientras exigen más recursos y ahora un intento secesionista para meternos en un debate fútil e innecesario tratando de generar turbulencia.

Se concentran en negar las cifras sobre la pandemia que da el gobierno, porque con eso cuestionan la capacidad del Dr. López-Gatell alineándose con los trumpianos que exigen el fin del encierro. Han reclamado la razón por la que no se registran más muertos, porque así demostrarían que el país no estaba preparado. En efecto, ni México ni el resto del mundo estaban preparados para atender una pandemia de este tamaño, es la primera pandemia de la globalización. Agreguemos que llevamos décadas en que se han desmontado los sistemas de salud pública orillando a las sociedades a la privatización. México es un caso especial porque aquí se robaron todo, Peña dejo hospitales sin terminar y un sistema de salud pública que sobrevive con atención pésima.

En una ocasión en los 1970s que mi esposa viajó, mi hijo dijo estar enfermo como reacción a la ausencia de la madre y me lo lleve del aeropuerto al ISSSTE a pasar varias horas sentados en el piso mientras lo atendían y nos decían que no tenía nada. Eran los años gloriosos del PRIAN cuando las cosas funcionaban defectuosamente y quién podía acudía a los servicios de salud privada mientras pagaba sus cuotas al IMSS y al ISSSTE. De ahí surgieron chistes:

- ¿Qué significa IMSS?= Importa Madres Su Salud. E ISSSTE= Inútil Solicitar Servicio Solamente Tramitamos Entierros.

En el siglo XXI los políticos descubrieron el negocio de las medicinas e hicieron fortunas convirtiéndose en proveedores del gobierno llegando al extremo de entregar agua a enfermos de cáncer. La criminalidad y el saqueo a todo lo que da.

Esos mismos son los que financian/alimentan las campañas difamadoras, falsas que buscan la turbulencia para debilitar al gobierno y hundir al país.

El gobierno por cuestión legal no ha publicado la lista de empresarios evasores fiscales ni las de sus socios políticos. Es de justicia que la sociedad se entere de quienes son los responsables de la situación en que estamos y los que trabajan para minar a la autoridad tratando de distraerla en su labor gobernante.

Una revista publicó la historia de la familia López-Gatell y la preparación de Hugo, así como que este estuvo en el equipo que atendió la H1N1, pero el aclaró que durante la misma el gobierno de Calderón aprovechó la oportunidad para robar.

La difamación pesa si la gente compra esa basura y algo queda, sin duda que el palo dado ya se quedó, pero también quedó evidente la baja calidad humana de los miserables que quieren seguir explotando al país para su propio beneficio aunque para lograrlo terminen de arruinarlo.

Please reload