Sarcasmos

May 12, 2020

 

Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.

PLANDEMIA
“A pesar de que tenemos pruebas contundentes de que el daño que se está haciendo en respuesta al Coronavirus es inimaginablemente peor que el virus en sí, muchos todavía se sienten un poco incómodos cuando se enfrentan a esa vieja pregunta: ‘¿Es tu derecho a la libertad más importante que mi derecho a vivir? O peor aún, ‘¿no sacrificarías felizmente tus derechos si pudiera salvar a tus padres, cónyuge o hijo?’ Si te quedas con la libertad sobre la vida, entonces eres un monstruo egoísta y sin corazón. Pero si eliges el arresto domiciliario y te sientas tranquilamente mientras la censura, el desempleo masivo, los estados policiales, la escasez de alimentos, las hambrunas y la tiranía se convierten en la ‘nueva normalidad’, eres culpable de genocidio en masa.

En 1967, la filósofa inglesa Philippa Foot diseñó un problema moral en el que se pide a las personas que elijan qué opción tomar en el caso de que un tren desbocado se dirigiera hacia cinco trabajadores en la vía principal y los matará a todos a menos que tú:

-Presiones un interruptor para desviarlo hacia una pista lateral donde una persona será asesinada. Significa matar a una persona sabiendo que la colisión detendrá el tren y evitará más bajas en la línea principal.

-Detengas el tren destinado a matar a los cinco trabajadores, empujando a un hombre desde un puente sobre la vía hacia el camino del tren, deteniéndolo.

“En cada caso, una persona es ‘sacrificada’ para salvar a cinco. ¿Qué significaría esto en el contexto de Covid-1984? Los bloqueos forzados casi definitivamente ‘salvarían una vida’ en el transcurso de los próximos meses, pero la pregunta es si el costo vale la pena. ¿Vale la pena perder tu libertad de expresión, pensamiento y protesta? ¿Vale la pena someterte a tus gobernantes para alimentar a tus hijos?”

VOLAR
El “gran inversor” Warren Buffet vendió todas sus acciones de aerolíneas tras perder un dineral con ellas, y el mundo se asombró. A lo mejor Buffet debía haberme leído antes de perder cientos de millones en esas inversiones. Esto lo publiqué el lunes 29 de octubre de 2018.

ENERGÍA
Sobre este tema crucial me dice Demagog (que es todavía más pesimista que yo): “Para fines de este siglo, el mundo se habrá transformado tanto, que sería irreconocible para nosotros, si viviéramos para llegar a ese tiempo. El petróleo que hoy se descubre en nuevos campos petroleros del mundo entero, cubre sólo un bajo porcentaje de petróleo que hoy se consume. Hay un fuerte déficit entre el descubrimiento de nuevos yacimientos, y su consumo. Para fines de este siglo, si no es que antes, el mundo se habrá transformado –querámoslo o no-– por la creciente escasez de ENERGÍA. Lo que hoy nos agita –la ubicación del nuevo aeropuerto: Texcoco o Zumpango– para fines de siglo (o antes) resultará una colosal inversión innecesaria, puesto que la aviación como la conocemos, habrá desaparecido. Habrá aviones, pero estos serán de hélices, y –si bien nos va– serán tipo DC-3 clásico. Volar será muy caro y pocos podrán pagar el costo. Lo que vivimos hoy se conocerá en la Historia como EL OCASO DE LA SOCIEDAD INDUSTRIAL. Se apagarán los radios y las teles, y se volverá a usar la guitarra para hacer música y cantar. No todo el cambio será negativo –tendrá sus beneficios humanos– aunque el número de humanos tendrá que reducirse fuertemente. Durante el Imperio Romano, Roma llegó a tener un millón de habitantes; en 1400, tenía 20 mil, 50 veces menos. Carpe diem, nec mínimum credula postero (aprovecha cada día, no te fíes del mañana).” Repito: esto lo publiqué hace 18 meses.

Please reload