Sarcasmos

June 23, 2020

Los únicos secretos son los secretos que se mantienen a sí mismos.

ESCLAVOS BLANCOS EN AMÉRICA – 2
“La práctica de la esclavitud blanca fue tolerada porque era muy rentable. El sistema de servidumbre por contrato de personas que hipotecaron voluntariamente su libertad se convirtió en esclavitud. Inglaterra arrojó sus productos no deseados en las colonias americanas, donde los sirvientes eran regularmente maltratados, azotados y humillados. La enfermedad era rampante, la comida escaseaba y las condiciones de trabajo y de vida eran sombrías. La guerra con las tribus indígenas nativas locales era común. El castigo severo hizo que el escape no fuera realista. En la década de 1640, comenzó el transporte de los irlandeses. El objetivo de Gran Bretaña era destruir a los católicos de Irlanda para dejar espacio a los plantadores ingleses.

UNA REBELIÓN
“Tras las Guerras Civiles inglesas en 1651, Oiver Cromwell centró su atención en Irlanda. La hambruna fue creada por la destrucción intencional de las reservas de alimentos. A los implicados en la rebelión les confiscaron sus tierras y los vendieron como esclavos. Cualquiera que se negara a reubicarse fue amenazado de muerte, incluidos los niños. Los escoceses también fueron objeto de transporte a las colonias británicas por diferencias religiosas. La crueldad hacia los sirvientes era desenfrenada. Las golpizas eran comunes. Con el tiempo, se hicieron esfuerzos para mejorar la suerte de los sirvientes. La legislación de 1662 preveía una “dieta competente, vestimenta y alojamiento” y medidas disciplinarias que no “superaran los límites de la moderación”. A los sirvientes se les concedió el derecho a quejarse, pero la crueldad continuó.  

FEMINICIDIOS
“El infanticidio de mujeres solteras era común, ya que podían ser severamente castigadas por “fornicación”. La madre enfrentaba una paliza, multas y años adicionales añadidos a su servidumbre. Su descendencia también enfrentaba tiempo en la esclavitud. Si la madre era víctima de una violación por parte del amo, se enfrentaba a una multa y la pérdida de su hijo, pero no era objeto de azotes. Varios levantamientos en las colonias americanas despertaron a los propietarios de esclavos. En 1676, Nathaniel Bacon, un aristócrata inglés convertido en colono de Virginia, instigó una insurrección que cambió el curso de la esclavitud blanca. Existía mucho descontento entre los sirvientes por las promesas de tierra después de sus períodos de contrato. Cuando finalmente fueron liberados de sus obligaciones, muchos descubrieron que no podían pagar los honorarios requeridos de topografía y los exorbitantes impuestos. En 1675, cuando estalló la guerra con algunas de las tribus nativas, Bacon se unió al lado de los colonos en guerra y ofreció libertad a cada esclavo y sirviente que abandonara a su amo y se uniera a la batalla. Cientos se unieron. Cuando Bacon murió repentinamente, sus partidarios huyeron o se rindieron; algunos fueron recapturados, encadenados y golpeados o ahorcados. Sin embargo, debido a la revuelta, los blancos ganaron derechos. Se prohibieron los azotes sin una orden judicial formal.

AYER, IGUAL QUE HOY
“En 1770, el comercio de convictos era un gran negocio, más rentable que el comercio de esclavos negros porque los delincuentes eran baratos. Podrían venderse por un tercio del precio de los sirvientes por contrato. Las cárceles de Inglaterra se estaban vaciando porque los comerciantes que comerciaban con convictos de Inglaterra e Irlanda recibían un subsidio por cada delincuente transportado a Estados Unidos. Hasta un tercio de los condenados murieron por disentería, viruela, fiebre tifoidea y temperaturas bajo cero. Los británicos continuaron enviando mano de obra convicta como ‘sirvientes contratados’ a Estados Unidos. En 1789, la importación de convictos fue prohibida legalmente. Ya no sería el vertedero de los criminales británicos. Pero pasaron otros 30 años antes de que ese comercio terminara por completo.”

HOY, PEOR QUE AYER
Hoy se estima en 23 millones de seres humanos “en situación de esclavitud”: 77 veces más que entonces. Y en un momento de la historia, no a lo largo de 180 años. En los hechos, hoy existen cientos de veces más esclavos que antes.

Please reload