Sarcasmos

July 7, 2020

En la selva no hay wifi, pero a lo mejor encuentras una mejor conexión.

GEOPOLÍTICA
El dictamen de Doug Casey es demoledor y muy acorde con su índole anarcocapitalista: “El hecho es que los empresarios chinos y los estadounidenses se llevan muy bien. Si los chinos demuestran ser poco éticos o deshonestos, una empresa estadounidense debería dejar de trabajar con la empresa que los engaña. ¿Por qué debería estar involucrado el gobierno de los Estados Unidos? Los gobiernos de EU y de China se están portando el uno con el otro como dos chimpancés enojados. El gobierno chino y el gobierno de los Estados Unidos salen sobrando en sus respectivas economías. Ninguno de los dos tiene un propósito útil. Ellos son el problema, no los empresarios chinos y estadounidenses.”

ESQUISTO MALQUISTO
Del Hat Trick Letter de junio de 2020: “La industria del petróleo esquisto (shale) será golpeada por una pérdida de $300 mil millones de dólares, y una larga fila de quiebras. finalmente el sector shale se doblará y aceptará haber fallado, porque el pretexto Covid para rescates federales será muy atractivo. Las firmas ‘Whiting’ y ‘Chesapeake’ serán el estándar del truene. No esperes ninguna alarma del público por abuso de fondos federales en salvamentos de los bancos de Wall Street.

La industria del esquisto estadounidense está a punto de entrar en un período de grandes apuros por los bajos precios del petróleo. Las compañías de exploración y producción podrían tener deterioros significativos en el segundo trimestre.

“Tal dice la importante firma de consultoría contable Deloitte. ‘A medida que los impactos de COVID-19 amplifican las presiones sobre las compañías de esquisto bituminoso a lo largo de 2020, una ola de deficiencias puede provocar en los próximos 6 a 12 meses, la consolidación más profunda que la industria haya visto’, dijo Duane Dickson, vicepresidente de Deloitte. Nótese la culpa que se atribuye a la pandemia de virus, que elude la realidad de que todo el sector del esquisto ha estado muerto (zombie) durante más de 18 meses. Los recientes cierres dizque ‘sanitarios’ han dado a los acreedores bancarios de las numerosas empresas financieras productoras de esquisto condenadas, cobertura política y financiera para recibir rescates federales, que no habrían estado disponibles antes del pretexto de la pandemia planificada. El precio del crudo se ha recuperado al nivel superior de $ 30 gracias a una poderosa negociación de arbitraje en marzo.

“El argumento de que el suministro de petróleo se redujo mientras que la demanda de petróleo aumentó, lo que empujó el precio del petróleo al alza, es un engaño y una tontería. El comentario a continuación cita la reducción de la demanda de petróleo.

El informe Deloitte concluye que: ‘La industria petrolera está experimentando una gran compresión en la que el margen de maniobra de las empresas está restringido por los bajos precios de los productos básicos, la reducción de la demanda, las limitaciones de capital, la carga de la deuda y los impactos en la salud de COVID-19. A diferencia de las crisis anteriores, estos efectos ahora son simultáneos, creando un mayor riesgo de insolvencias técnicas y generando una intensa presión en la industria. Las reverberaciones de la pandemia se extenderán más allá de la industria del esquisto de EE. UU. Aunque el esquisto estadounidense representa menos del 10% de la producción mundial de petróleo y gas, representa el 40% de la actividad de perforación global y explica casi el 100% del crecimiento en los sectores de refinación y petroquímica orientados a la exportación en los últimos 10 años. Por lo tanto, cualquier desarrollo importante en el [sector] del esquisto estadounidense tendrá un efecto dominó en la industria mundial del petróleo y el gas’.

“Debemos observar si hay alguna muestra de indignación pública acerca de los fondos de rescate federales a los bancos de Wall Street para calmar sus profundas heridas financieras provocadas por el esquisto bituminoso. Probablemente nada.”

Please reload