Oposición

Diez gobernadores, que dentro de muy poco serán menos porque las encuestas muestran que perderán las elecciones, se organizan para vociferar y amenazar al gobierno federal.

Los 10 reclaman que se cumpla el pacto federal, lo que es correcto, pero parecen no entender que el federalismo se basa en estados soberanos que se federan para lograr solidez nacional. La soberanía requiere articular estrategias de gobierno para sus ciudadanos.

Hasta ahora el sistema era centralista, los Estados dependían del gobierno central para que les resolviera problemas locales, mientras ellos se dedicaban a esquilmar a sus gobernados.

En el reciente anuncio de “rebeldía” los 10 amenazan (extorsionan) al gobierno federal con fracturar al sistema federal si no les da más dinero, pero dejaron de lejos lanzar un programa de salud, pertinente justo en medio de la pandemia. Tampoco articularon un programa de educación, mientras golpean estudiantes y profesoras en sus estados como hace el chihuahuense que canceló becas.

Y no cejan en mentir. Corral, que ha perdido el control de la seguridad y la protección contra el COVID, exige que el gobierno resuelva el problema del agua, tal vez no se dio cuenta que el tema ha sido resuelto con Estados Unidos porque estaba jugando golf. Hace bien el gobernador en cuidar su salud, hay que hacer deporte, comer bien y guardar sana distancia, esto último lo ha hecho muy bien con los chihuahuenses después que llegó al poder por medio de fraude electoral.

Las sociedades en Chihuahua, Michoacán, Nuevo León, por lo menos, votarán en el 2021 en contra del partido en el poder, el bronco es priista y de independiente solo tiene el nombre. Así que mejor se apuran en su rebelión, porque en gran medida está motivada por sus deseos de promoción política que está a punto de evaporarse.