Los Mariguanos

Puros cuentos

Néstor terminó de cenar y se fue a ver la tele solo para quedarse dormido en el primer comercial. Cinco minutos después, su perro Toro hace lo mismo a los pies de su amo. Néstor había exitosamente colapsado su sentimiento de culpa al convencerse a si mismo que la mariguana era medicinal, sin embargo todavía no lograba vencer la paranoia o sospecha por todo y de todos. Vivía enclaustrado junto con su perro, el cual iba a fallecer en 8 meses pero él no lo sabía. Toro lo seguía a todos lados como para recordarle que era parte de la realidad y Néstor lo veía como guardián y arma contra los protagonistas de sus delirios. La rutina era la misma de siempre, levantarse tarde, comer, fumar la hierba verde y volver a comer ya riéndose solo. En lo que Toro empieza a roncar, se oye un toquido leve en la puerta seguido de otro con el puño completo.

Néstor siempre vigilante se levanta de prisa y totalmente paranoico se va a esconder los residuos verdes y todos los utensilios para su cómodo consumo. Acto seguido, Néstor se acerca lentamente a la puerta y pone el oído pegado para oír mejor y oye: “...Néstor soy yo ábreme “ dice Chilo casi susurrando. A lo que Néstor reflexiona pensando “con razón no ladró Toro” Casi abriendo la puerta dice “..vienes sólo?” Chilo dice: “si..... Gloria se quedó abajo en el carro” Néstor : “....este...que quieres?” todavía sin dejarlo pasar del todo. “...soy yo Chilo!” casi exigiendo. Chilo era como la imagen en espejo de Néstor solo que más gordo y alto pero también perfectamente mariguano cosa que los hacía mariguanamante indistinguibles. Finalmente Néstor deja pasar a Chilo y dice: “¿...qué no te había dado la otra llave?” Chilo: “...si pero ...está en el llavero con la del carro” Néstor “¿....y qué onda?” cerrando la puerta no sin antes asomándose a ver si no había más gente en el pasillo que daba a su apartamento. Chilo: “..es que traigo una bronca vieja con mis papás y vine a fumar un poco para alivianarme”. Néstor sin creerle del todo lo de la llave se resiste y dice: “...pues está raro que vengas a esta hora” con tono serio que Toro identificó inmediatamente empezando a gruñirle al visitante. Chilo no sabe cómo suavizar la situación y escupe: “...es que ....no sé...mis papás ya no me creen que todavía estoy en prepa” “....pero si eso ya todos lo saben...que eres un fósil” termina Néstor. “...es en serio....siento que toda la vida he tenido que complacer a la gente...caerles bien....seguirles la onda...” “¿…y qué tiene eso de nuevo?!” dice Néstor como entre afirmación y desesperado. “...es que....hoy me di cuenta que ...como que busco que me acepten...como para medio aceptarme a mi mismo” Néstor se quedó callado pensando algo más obscuro, y remata: “¿...como que no te aceptas a ti mismo del todo?” empujándolo al abismo y cuando al mismo tiempo y en forma disimulada esculcaba la chamarra que se quitó Néstor al entrar. En eso Toro ladrando fuerte anunció otra visita. “Quieto!” le dice Néstor y Toro lo obedece totalmente. Por lo que Chilo se fue a esconder al baño, Toro callado pero haciendo un chillidito como de aguas y Néstor regresa a la puerta sigilosa y paranoicamente. Después de un silencio se oye: “Chilo....Chilo “ con voz de mujer. Néstor: “es Gloria!” ya dirigiéndose a Chilo y al mismo tiempo abriendo la puerta. “¿Y Chilo? dice Gloria la novia. “Se fue a esconder al baño” Néstor con tono delatador. Toro no dejaba de oler el nuevo perfume de Gloria y Chilo y ella como que se secreteaban en el baño. Al rato salen los dos y Gloria dice: “...adiós Néstor ahí me lo cuidas” con las llaves del carro en la mano y echándole una mirada final a su novio como de despedida final. Chilo retoma la conversación sobre su epifanía y continúa: “...por ejemplo Gloria....yo quiero que me acepte todo el tiempo ¿no?....por lo que me porto y hago cosas para que ella me esté aprobando todo el tiempo también”, “..cuando en realidad...yo me tengo que aceptar primero y no andar queriendo quedar bien con todos... ¿no crees?” Néstor callado y rolando los siguientes toques para las siguientes horas continúa oyendo no solo sus propias voces sino también los lamentos de Chilo. “....a ver... porqué me esfuerzo a qué me apruebe o acepte la gente rica, la gente blanca, los más altos que yo...es absurdo....es como estar viviendo un espejismo mental”. Néstor: “¿cómo que estás inseguro de ti mismo?” “Ándale” dice Chilo “y ahora que te diste cuenta... ¿qué vas a hacer?” termina Néstor inhalando el humo que también hace que sus voces internas bajen de volumen. “...no sé...ser yo mismo...a lo mejor” también termina Chilo medio dudando. En eso Toro estirándose y bostezando le da un toque de queda a la mini catarsis, solo para interrumpirse al oírse taconeo y voces en el pasillo. Néstor no estando seguro si son sus voces o la de extraños dice: “Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhht!!” incluyendo a Toro. Silencio que confirma que el ruido viene de afuera de su mente. Por lo que la rutina paranoica se repite pero en forma vertiginosa y esta vez se oyen dos voces: “Chilo...Chilo ¿estás ahí?” repiten los papás de Chilo. Las caras de los mariguanos se fueron en blanco e inmediatamente buscaron salida por la ventana del baño. Maniobra infructuosa siendo que Gloria había dejado la puerta sin seguro al salir, seguramente a propósito pensó Néstor. Lo que siguió fue la pesadilla de Chilo hecha realidad en cuanto sus papás abrieron la puerta sin tocar. Por lo que Toro al ver la invasión de su territorio se abalanzó sobre el acartonado del papá y la fresa de la señora creando pánico total. Hubo de todo, desde mordidas y gritos, hasta te dije manotazos, mentadas, regaños, cachetadas, reveses, lágrimas, culpas y un meteórico ya vámonos. Néstor no sabía dónde meterse de la pena propia y ajena ya rebasando su paranoia. Toro todavía ladrando y visiblemente molesto se va a su colchón de perro junto al sofá, baja sus orejas y pone el hocico en el piso en señal de paz. Mientras Chilo haciendo uso de su re encuentro consigo mismo decide quedarse ,a terminar de relajar sus retorcidos nervios mientras Toro no sabía si ladrar o chillar por los humos que había inhalado. Néstor: “¿....ahora qué vas a hacer?” todavía apenado y con cierta culpa. Chilo evadiendo la mirada y con los ojos rojos hizo una pausa, exhaló y dijo: “Bueno....por lo que veo ya me quedé sin dinero, casa y novia “ entre alivio y pesimismo. “No sé, me siento raro a pesar de lo que pasó” Y agrega crípticamente: “como liberado de mi mismo” Hace una pausa y continúa: “pero al fin soy libre...gracias a ti que siempre me has escuchado y a Toro que nunca me ha ladrado”. Las voces de Néstor le dicen que se ría y dice: “Te dije ....que la mota es medicinal” Terminando los dos entre risas y tosidas.

Dos horas después. Néstor: “... y luego cuando tu mamá le dijo a tu papá....a mi no me levantas la voz!!”. Más risotadas. 9 meses después. Toro ya embalsamado y en posición de sentado servía como adorno y clavo para esconder la hierba a través de un zipper invisible. ¿Que qué pasó con Chilo? Bueno a Chilo lo terminaron aceptando los papás, consiguió un trabajo, Gloria regresó con él y como que se quieren casar. ¿Y qué onda con los papás? esos casi se divorciaban. ¿Quién...yo?....bueno pues me conseguí otro perro y sigo con la misma rutina de siempre. Todavía pensando en encontrarme a mi mismo, sin saber tampoco de donde vienen las voces, pero sin embargo yo creo más bien como que ando perdido dentro de un laberinto mental. NIF