top of page

¿Debe EEUU invadir México?

El conflicto en Ucrania ha llevado a replantearse la relación y las fracturas sociales entre los mexicanos así como entre México y los Estados Unidos. El debate respecto a las razones de los grupos ucranianos que han desarrollado una guerra civil previa, puede plantearse casi de igual forma en nuestro país: existe una fractura social -quizá varias más- entre los individuos, que se refiere a las preferencias respecto de la tradición y la modernidad. En Ucrania, la región próxima a Rusia tiene un sentimiento prorruso y razones culturales para elegir el cristianismo ortodoxo zarista, el autoritarismo conservador y el euroasianismo; la zona oeste se identifica con los valores de la democracia liberal capitalista así como los valores postmodernos de la metástasis cultural consumista. El Este/Oeste europeo, se ha intentado traducir como el Norte/Sur mexicano por la oposición a Morena y la 4T. Así como los ucranianos proestadounidenses piden la intervención de la OTAN para confrontar a Rusia, inclusive a expensas de reventar el cataclismo nuclear que acabaría con la humanidad; por igual forma, una gran parte de mexicanos proestadounidenses neoliberales, piden la intervención norteamericana contra el gobierno nacional como si todos los males de la república hubieran comenzado en 2018.

Vladimir Putin ha señalado que la intervención militar en Ucrania se debe al genocidio que grupos paramililitares nazis y drogadictos cometían en contra de la población con ascendencia cultural y racial identificados como prorrusos. Dicho argumento es importante para entender la geopolítica de Estados Unidos hacia México y las razones de la derecha que apoya el intervencionismo. En México, las bandas de nazis, narcotraficantes y genocidas; han actuado -al menos durante el siglo XX- como aliados de Norteamérica. Las monstruosidades que Rusia está cometiendo contra la democracia ucraniana, las han realizado los Estados Unidos contra México durante la mayor parte de su historia.

Estados Unidos, no el demócrata sino el demente césar imperial, ha empleado el pentagonismo para patrocinar dictaduras conservadoras y neoliberales que no sólo exterminaron actores resistentes a la modernidad y el capitalismo, también desecharon ejércitos nacionalistas y defensas castrenses como ahora sucede en México. La anomia y anarquía se desarrollaron en forma desbordada durante la época neoliberal para subsidiar la economía informal y militar de los Estados Unidos. El tráfico de armas de Estados Unidos a México muestra la indolencia e hipocresía de las empresas y gobiernos demócrata-republicanos. Los grupos paramilitares y coaliciones políticas que Estados Unidos ha financiado de forma prolongada forman también parte de los crímenes de guerra cometidos por el imperialismo yanqui. México y Ucrania tienen historias semejantes, sólo hay que ver quién esta financiando a las mafias de nazis y drogadictos que provocan los genocidios.

Norteamérica ha practicado una guerra secreta contra México desde el momento mismo de su independencia, se ha conferido el poder invisible que gobierna nuestro país desde la época colonial. El neocolonialismo mexicano es proyanqui, prohispanista y neoliberal. La guerra secreta de Estados Unidos contra México empezó en 1821 y está a punto de tomar el control del país. El escenario de Ucrania no es diferente a diversos eventos de la historia patria. Ucrania no puede entrar en la OTAN y México no puede ser libre, demócrata, igualitario, independiente, legal, soberano.

El poder invisible alimentado por los Estados Unidos contra México ha colonizado todas las esferas de la vida humana en nuestra sociedad. La Unión Americana habla de invadir a la república mexicana ahora que un gobierno pretende cambiar la violencia estructural que sostiene a las oligarquías criollas y administrativas del imperio. La prensa e intelectualidad pentagonista siempre ha señalado a México como una nación criminal, un Estado Fallido; pero no se afirma que las mafias y sultanatos son aliados de la CIA y la DEA.

El norte del país fue intervenido para detonar una violencia sin precedentes que ha venido a ser el verdadero muro con EEUU, también como justificación para militarizar al país y debilitar a las Fuerzas Armadas y, de ese modo, finalmente, desarrollar un contingente militar completamente al servicio norteamericano.

El Estado Mexicano y las Fuerzas Armadas ya se encuentran en una guerra contra la avanzada paramilitar y nazi de los Estados Unidos. La Guerra del año 2080 que columbraba George Friedmann es una cruel realidad, con una diferencia importante: el poder financiero del narcotráfico se encuentra en Estados Unidos y el neoliberalismo sólo ha servido para el exterminio y neoextractivismo.

Vladimir Putin no se equivoca cuando señala que el mundo occidental ha evitado la desnazificación, es el gran pendiente del mundo capitalista. Estados Unidos es el IV Reich y financiero de los fascismos genocidas. Las democracias mueren porque el nazismo vive.

Comments


bottom of page