Saracasmos

El mejor carnaval del mundo es, por mucho, el de mi Mahatlán. Sin embargo, el inferior pero más famoso es el de Río de Janeiro (pura mercadotecnia y caderas mulatas).

CARNAVAL

El mejor carnaval del mundo es, por mucho, el de mi Mahatlán. Sin embargo, el inferior pero más famoso es el de Río de Janeiro (pura mercadotecnia y caderas mulatas). Bueno, pues lo ha cancelado este año.

¿¿¿Que quééééé??? ¿¿¿Brasil sin carnaval??? ¡El cielo se está desplomando!

“En todo el país, ciudades y pueblos se vieron obligados a descartar ese célebre desfile anual porque Brasil inicia su peor recesión desde al menos la Gran Depresión de los años 30. Con tasas de inflación y desempleo disparadas, y con el gobierno de la presidente Dilma Rousseff hundido en la mayor escándalo de corrupción en la historia de la nación, los brasileños no están de humor para fiestas.”

Y no me salgan con la cantaleta estatista usual de que ese desastre se debe a una supuesta “desregulación” y “austeridad” del estado brasileño. Todo lo contrario en ambos aspectos. El gobierno de Brasil ha sido lo suficientemente gastalón y deficitario como para satisfacer al economista keynesiano más exigente tipo Paul Krugman (para “estimular” la economía, you know).

Y ha sido lo suficientemente regulador como para satisfacer al estalinista más exigente (con bibliotecas enteras de reglas, normas, requisitos, limitaciones, permisos previos, licencias, registros, impuestos, trámites y filtros, en tal profusión diaria que no hay ser humano capaz de mantenerse al día con todo ese alud burocrático, ya no digamos cumplirlo).

En cuanto a sus niveles de corrupción, ineptitud, opacidad, amiguismo y clientelismo, han estado a la altura de los populistas más delirantes de la historia. Sumados al desastre de Grecia, Venezuela, el Medio Oriente y demás, el presidente francés Hollande acaba de declarar estado de emergencia económica nacional, Puerto Rico ya confesó que no puede pagar ni los intereses de su deuda, Arabia Saudita comienza a enfrentar faltantes en el presupuesto, la inflación en Canadá se ha disparado, etc. En fin, este terremoto es global, queridolectora, y no esperes que no nos llegue a corto plazo. ¿Cuánto? No lo sé, tal vez semanas o meses, pero no creo que más que eso.

Por lo pronto, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, advirtió que “los países emergentes deben estar preparados para una crisis potencialmente severa y de consecuencias violentas”.

CHINA

¿Te asusta la caída de su Bolsa? Mmmm, no es para tanto. Todo es relativo. Cuando algo sube o baja, la pura cifra de su porcentaje de alza o de baja sólo adquiere sentido en función de dónde partió. En el caso de China, la sobrevaluación de su mercado bursátil era simplemente escandalosa. La relación recomendada entre precio y utilidades (price-earnings) anda en el rango de 10:1 a 15:1. De las diez mayores bolsas de valores del mundo, cinco sobresalían por estar un tanto infladas: Alemania, Estados Unidos, Suiza, India y China. Las cuatro primeras, alrededor de 20:1.

¿Y China? Una absoluta locura: casi 65:1, más del triple que las otras infladas. De modo que ese “desplome” que tanto alarma y tan desmedido parece, es apenas el inicio del regreso a la media. Dimensionemos, pues.

SECTOR INMOBILIARIO

Me llega este rumor: “En Suiza, hombres de negocios están registrando precios de transacciones de bienes raíces, a precios inferiores a los reales, y compensan el pago conEnglish Sovereigns físicos (monedas de oro, pues) que cambian de manos. En todas partes se cuecen habas. Y es natural. La ley tiene una aplicación limitada; más allá de sus alcances razonables, impulsa a la gente a violarla.”

TOP SECRET?

Esta hilarante confesión es de Paul Craig Roberts, funcionario de buen nivel bajo el presidente Ronald Reagan: “Como secretario adjunto del Tesoro, yo recibía diariamente los informes de la CIA para el presidente. Eran fundamentalmente aburridos y yo llegué la conclusión de que la CIA no iba a reportar jamás nada importante que tuviera la menor posibilidad de estar equivocado o salir mal.”