Trump

Los campechanos dicen que el poder en su estado lo monopolizan tres castas: la casta beduina, la casta ladina y la casta mezquina. / En política, los malos siempre ganan y todos los perros tienen dueño. / Ese tipo es muy realista a su modo: tiene los pies firmemente plantados en las nubes.

TRUMP

Ya son muchas las voces que alertan sobre algún atentado, “accidente” o alguna clase de desgracia que le puede pasar al pato Donald, debido a que demasiados capitostes delestablishment gringo sienten en riesgo, por su culpa, sus posiciones largamente conservadas de poder corrupto y/o crony riqueza. La marea de irritación popular que el Pato Donald encabeza parece amenazar con craquelar en serio el castillo elitista que tanto dizque Demócratas como dizque Republicanos han construido desde hace décadas para mamar como locos de la ubre generosa mercantilista que custodian con celo gobierno, mega corporaciones y banco central, todos ellos monopolistas Too Big to Fail y para NADA “capitalistas” (como tantos babosos dicen hoy).

¿ATLAS REDIVIVO?

¿Recuerdas “La rebelión de Atlas” (Atlas Shrugged)? Lo publicó en 1957 la antipática y ególatra pero certera Ayn Rand (feroz y brillante individualista nacida Alisa Zinovieva Rosenbaum en Rusia, y luego nacionalizada gringa). El libro (uno de sus 15) ha sido desde entonces un bestseller, con más de 30 millones de ejemplares vendidos. Si no lo has leído, te recomiendo hacerlo cuanto antes, aunque te advierto que es un ladrillo de 1,168 páginas. “El libro relata una rebelión ficticia de los grandes empresarios contra el gobierno y los políticos de Estados Unidos, que realizan un lock out paralizando el país. El libro describe un Estados Unidos en decadencia y lo atribuye al excesivo intervencionismo del gobierno.” El protagonista se llama John Galt, pero según algunos igualmente podría llamarse Donald Trump.

¿PELIGRO INMINENTE?

Ricardo Valenzuela trata este riesgo tan típico del súper violento ámbito político gringo (cuatro presidentes han sido asesinado en funciones: Lincoln, Garfield, McKinley, Kennedy; y seis más han sufrido atentados milagrosamente fallidos: Andrew Johnson, Teodoro Roosevelt, Franklin Roosevelt, Truman, Ford, Reagan) en chero@reflexioneslibertarias.com: “Hombres del prestigio y la honorabilidad de Bill Bennett, han alzado su voz para definir la verdadera realidad y

escribió: ‘No se sorprendan si Trump sufre un accidente instigado y provocado ya sea por Demócratas o por Republicanos, pues infinidad de gente ya ha cruzado el umbral del pánico. Funcionarios de alto nivel, senadores y diputados de ambos partidos, son solo algunos. Trump se encuentra librando una batalla frontal contra ese poderoso potaje cocinado entre el obeso gobierno, gigantescas empresas y la gran media. Todos ellos son beneficiarios de billones de dólares que cubren a esta maligna sociedad, y es prioritario protegerse unos a otros. Uno para todos y todos para uno.’ Esta es una voraz sociedad que genera riqueza inimaginable para todos sus miembros, excepto el pueblo americano que, día a día, es salvajemente violado. Pero finalmente la poderosa conspiración socialista y los corruptos capitalistas colgados de la ubre del gobierno, ante la amenaza Trump, tiemblan y sudan frío. Las reacciones de parte de políticos en ambos partidos, la media y las grandes corporaciones internacionales, han sido tan vociferantes que no pueden esconder su pavor y sus intenciones. Urgentemente necesitan detener a Trump. Ellos temen perder el paraíso de impunidad e inclusive, su libertad. Si Trump continúa hablando con la verdad, preguntando lo que nadie se atreve a preguntar, su elección puede ser una pesadilla. Trump investigará, Trump va a procesar, enjuiciar y castigar. Trump irá contra todos los involucrados y sabemos que no le tiembla la mano. Es por eso que todos los perros del infierno han sido desatados para atacarlo y destrozarlo.”

¿HOMBRE MUERTO?

Ya son muchos quienes me aseguran que, con tan nutridos y poderosos enemigos, Trump “es un hombre muerto”. Trump no es mi personaje favorito, pero ojalá estas voces conspiratorias se equivoquen. Lo último que necesita este pobre planeta atribulado, para terminar de estallar, es ooooootro golpe desestabilizador de ese tamaño.