Acto criminal

La crisis ambiental en la Ciudad de México ha levantado mucho polvo hasta que se descubrió el hilo de la madeja.

Primero estaba la cuestión de los dueños de autos que se quejaban por la obligación de dejarlos parados. Se ligaba el hecho que el transporte público es insuficiente para atender las necesidades del mayor centro económico y centro político del país.

Pero ahora resulta que parte central de la crisis es responsabilidad del gobierno que ha importado gasolinas de baja calidad, con el propósito de ganar dinero, como si el trabajo del gobierno fuera ganar dinero. El problema es que ahora ha sido a cargo de la salud de muchos millones de personas.

Nos llega el siguiente comentario, proveniente de científicos muy serios.

Confirmado y explicado por el presidente de la asociación de gasolineros del valle de México, Manuel Roblesgil.

Resulta que la razón de toda esta supercontaminación es la gasolina barata que está importando México de CHINA.

La razón: es ligeramente más barata y el transporte es gratis, ellos la traen.

Es mucho más eficiente para los coches y rinde más. El problema es que contamina 500 veces más que la mexicana refinada en EEUU y 700 veces más que la gringa

Produce una cantidad de partículas sólidas que son terriblemente tóxicas.

Tanto que la Secretaria de Salud propone CERRAR LAS GASOLINERAS.

Si se fijan, antes la contaminación era una nata café sobre la ciudad.

Ahora es una neblina grisácea que no se disipa. ¡Igual que la que se ve en China, India o Paquistán que son los países más contaminados del mundo!!!

Los responsables de esto deben ser enjuiciados como criminales.