Follow the money

El descubrimiento de la conspiración republicana en la época de Nixon se logró siguiendo el dinero. Seguir el dinero es una clave central para encontrar cual es la mano que mueve la cuna.

Una parte de la política migratoria de Estados Unidos se explica por el cabildeo de las compañías carcelarias que conforman el mayor sistema de cárceles privadas sirviendo a la autoridad migratoria. Ellos han logrado ampliar sentencias y las estancias en la cárcel de migrantes indocumentados, incluidos los solicitantes de asilo político.

El fracaso en la lucha contra los carteles de la droga se explica por la negligencia del gobierno para impactar sus fuentes monetarias y financieras.

Según la ONU el negocio de las drogas en el mundo asciende a 800 mil millones de dólares anuales, y la mayor parte del dinero, como dice Buscaglia, se mueve hacia los países industrializados porque ahí los criminales y sus socios políticos tienen certidumbre jurídica.

México se queda aproximadamente con un 15%. Con 120,000 millones de dólares anuales se puede comprar todo y a muchos. Ese poder corruptor no lo iguala nadie. Si se quiere limpiar la corrupción del Crimen Autorizado se tiene que atacar sus fuentes de financiamiento. Esto es menos doloroso que los cientos de miles de asesinados y desplazados que sufre el país. La ventaja adicional es que esta lucha se llevará de paso a la gran corrupción que tiene postrado éticamente al sistema político mexicano. Sigamos el dinero de las fortunas de los políticos y no solo que declaren lo que tienen.

Dejemos por la paz la legislación anti lavado de dinero que se enfoca en aquellos cuyo dinero no tiene que ver con el mundo del Crimen Autorizado, porque solamente distrae las pocas intenciones honradas en el gobierno, llevándolos a pelear contra aquellos que no son criminales.

Lo mismo sucede con la lucha contra el terrorismo en el mundo.

Europa se preocupó más por condenar a Israel, en lugar de enfocarse en los múltiples casos de terrorismo en ese país, descartando la alerta del primer ministro y los servicios de inteligencia israelíes, de que ellos seguirían en los ataques del islamismo terrorista. La judeofobia francesa no los ha blindado de los ataques enfermizos; igual que los neonazis en Bélgica o Alemania no generaron inmunidad.

El enemigo de ese islamismo no son solamente los judíos, lo es la democracia, que se interpone en la idea megalómana de restauración del imperio árabe que en el siglo XV controlaba Europa. Aquellos árabes eran progresistas y fomentaron la ciencia y el arte, los de ahora son retardatarios, promueven la destrucción de la historia, la cultura, el arte y degradan la condición de la mujer a punto menos que bestias.

Los bombardeos en el Medio Oriente lograron expulsar millones de inocentes y entre ellos se colaron terroristas que esperan la orden para atacar objetivos civiles para introducir miedo. Abundan las personas que se espantan en los aviones cuándo ven mujeres vestidas con burka.

Podrán reducir a escombros países completos y eso no eliminará al terror. El camino consiste en seguir el dinero que los financia.

Wikipedia sostiene que según el Financial Action Task Force, las principales fuentes de financiamiento de ISIS son:

· Lo que roban de los territorios que ocupan (control de bancos, reservas de gas y petróleo, impuestos, extorsión, y otros valores)

· Secuestro y rescates

· Donativos de Arabia Saudita y los países del golfo, como Qatar

· Material y dinero proveído por sus operativos en el mundo, logrado por medio del secuestro y robos

· Fondos logrados por medio de las redes sociales

No hay que ignorar los fondos que provee Irán para propósitos terroristas. En Iraq les quitaron parte del petróleo que controlaban. Pero la coalición europea no se ha lanzado contra las fuentes del dinero del terror.

Resulta que algunos de los aliados de Estados Unidos, financian fuentes desestabilizadoras que afectan la estrategia mundial de este país.

Los opositores al acuerdo nuclear con Irán sostienen, con razón, que el levantamiento de sanciones le otorgó a ese gobierno una enorme cantidad de recursos que se usarían para financiar al terrorismo y desarrollar instrumentos bélicos. Lo que, en el fondo, afecta a los intereses de Estados Unidos y de su coalición y la paz en el mundo.

Es de esperar una agresión en los juegos olímpicos de Río, porque el terrorismo busca introducir miedo, paralizar a la sociedad, pero también ponerla en contra de sus gobiernos, con lo que se alcanzarían dos cosas: desestabilización de esos gobiernos y la promoción de la ultraderecha, que coincide temporalmente con ellos en su objetivo de eliminar a los judíos.

Los países que sufren la agresión terrorista tienen que ir por el dinero, sin esto, sus esfuerzos caerán en la espiral de la violencia, sin logros políticos de mayor alcance.