Elecciones USA

El escenario que nadie quiso ver se cumplió. Se impuso el discurso misógino, xenófobo, racista, aislacionista y ultranacionalista, y seguramente logrará llevar a cabo algo del mal que anunció, porque en política siempre hay factores de equilibrio.

El mundo ha estado moviéndose hacia los discursos nacionalistas: Inglaterra, Colombia, y otros lugares de Europa dónde los ultra nacionalistas ganan terreno, manejando entre otros un discurso anti migrante.

El primer resultado de la elección muestra un país dividido numéricamente casi a la mitad. Hillary ganó el voto popular por muy poco. Geográficamente parece haber mayor homogeneidad, Trump se hizo de la mayoría de los Estados.

Es difícil determinar un perfil específico del votante para cualquiera de los dos lados. A Trump lo apoyaron mujeres, afro americanos, hispanos, miembros de las elites y gente blanca de bajo nivel económico. Parece que el discurso WASP (White Anglo Saxon Protestant) no ha perdido del todo su atractivo, especialmente cuándo se adereza como en esta ocasión con nacionalismo.

Algunas de las lecciones que sacó de la elección:

Hillary fue presa de una guerra sucia que supongo logró pegar debido a su condición de mujer. Las acusaciones de criminal que no se sustentan en nada le hicieron un gran daño. Misoginia pura y dura, que fue comprada por hombres y mujeres

El sistema policíaco se movió para reforzar las acusaciones delictivas. La intervención del director del FBI logró introducir un elemento de refuerzo a la imagen afectada de Hillary.

El uso de la retórica y la demagogia demostró su gran valor y Trump fue más osado, mientras Hillary fue más reservada.

El concepto del cambio parece haber funcionado. Posiblemente la gente estaba harta de los Clinton, y el discurso de un país en ruinas, aunque era mentiroso convenció a la gente que había que darle oportunidad a alguien cuya vida está marcada por la opacidad. La magia de la mercadotecnia política que permitió ocultar lo que se pedía ver. También la reversa es cambio.

Consecuencias posibles

No todo lo que anunció Trump será posible, especialmente porque no son necesariamente decisiones presidenciales.

Deshacer Obama care será una de sus prioridades, aunque los grandes ganadores con esta medida han sido las empresas aseguradoras, ¿se prestarán a recomponer una estrategia que les ha permitido inflar primas de forma descomunal?

El manejo de las bases militares responde a una postura geo estratégica que los militares no estarán dispuestos a ceder con facilidad. A éstas alturas seguramente ya le explicaron a Trump que no puede romper el equilibrio militar en el sur este asiático, y que salirse de Corea puede tener un efecto devastador para la posición imperial del Estados Unidos.

En el mismo tenor se encuentra las relaciones dentro de la OTAN. Aunque haya contado con asistencia de Putin, Estados Unidos no puede abandonar sus intereses en Europa y dejar que Rusia avance. Este apartado incluye por supuesto al Medio Oriente. Rápido se dará cuenta que no fue falta de voluntad lo que inhibió los esfuerzos de Obama para impulsar la paz entre israelíes y musulmanes. ¿Podría esto beneficiar a los israelíes? Posiblemente no, porque se ha firmado un acuerdo de diez

años con una cláusula de no revisión, y los estadounidenses son muy celosos de los aspectos formales.

Respecto a México. Trump continuará la política de deportación de Obama. En los próximos cuatro años podemos esperar por lo menos un millón y medio de deportados.

El muro ya existe y bastará con que lo publicite para apoderarse de la paternidad del mismo.

Al Departamento de Estado le costará poco trabajo establecer un mecanismo para filtrar a los migrantes musulmanes.

Trump no podrá reabrir el Tratado de Libre Comercio porque es una atribución del poder legislativo. México está a punto de aprobar el TPP que pone a la economía al servicio de las oligarquías del Pacífico, y seguramente Trump no podrá con ellas.

Igualmente Trump no puede imponerle impuestos a las empresas que maquilan fuera de Estados Unidos. Entre éstas se encuentran algunas de las grandes empresas mundiales que sabrán presionar para evitar locuras.

Todas las elecciones incluyen demagogia. Los políticos saben que no todo lo ofrecido es para ser cumplido. También saben que la memoria social es corta, Trump tendrá que manejar públicamente

Lo verdaderamente preocupante no es lo que pueda alcanzar a dañar Trump, sino el efecto pernicioso que su campaña alcanzó al liberar un discurso de odio e intolerancia y ese tardará mucho en atemperarse.