Sarcasmos

Terremotos, huracanes, inundaciones, incendios forestales, volcanes, tsunamis, parece que la Tierra está enojada con los seres humanos.

SISMO

Me dice el Gerardo sobre este desastre que, la verdad, nos agarró mejor preparados a todos (lo cual por desgracia no significa gran cosa a la hora de la hora, pues cuando la Naturaleza golpea no hay mucho espacio para dónde hacerse: “Mi reseña: la población civil, solidaria como siempre y con reacción inmediata. El Presidente bien, regreso rápido, trabajo de Ejército, Marina, Policía Federal, mensaje adecuado. Mancera mal, se metió al C5 quien sabe a qué, pues permitió asaltos masivos en Santa Fe y Tlalpan; ausencia de bomberos y otras fuerzas; falta total de liderazgo. La situación en general, terrible, aunque focalizada. Impotencia en lo de la escuela, sabiendo que hay tantos niños bajo los escombros; dramático el contacto de los rescatistas con Víctor, ese niño valeroso esperando la salvación. Emocionante el rescate del joven que mantuvo comunicación mediante su celular. Nota amable: el rescate del perro labrador por los marinos; alegría de los rescatistas, una vida salvada en medio de la desesperación por sacar a la gente en ese edificio derrumbado. Lo increíble: Trump mandó una bendición de inmediato, en contraste con el Papa, que olvidó a sus católicos. En particular, lamento lo de la Condesa golpeada, un lugar que estimo mucho. Por ahí anduve ayer. Me queda claro mi plano físico, en 85 estuve trabajando 24 horas seguidas en San Antonio Abad, ahora sólo estorbaría. Se amanece triste, no fue el 85, pero duele igual”.

C5

“El Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la CDMX (C5, que debería ser C8) es la dependencia del Gobierno de la Ciudad de México encargada de captar información integral para la toma de decisiones en materia de seguridad pública, urgencias médicas, medioambiente, protección civil, movilidad y servicios a la comunidad en la capital del país a través del videomonitoreo, de la captación de llamadas telefónicas y de aplicaciones informáticas de inteligencia, enfocadas a mejorar la calidad de vida de las y los capitalinos”.

OBJETIVOS

“Para fortalecer y crecer los servicios que proporciona, así como su nivel de calidad en la atención ciudadana, el 23 de diciembre de 2015 el gobierno de la Ciudad de México decretó la anexión de LOCATEL al CAEPCCM para conformar el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México ‘C5’, el cual actualmente ofrece los servicios de: videomonitoreo, servicio de atención de llamadas de emergencia 9-1-1 CDMX, denuncia anónima 089, LOCATEL 5658 1111. Todos los servicios del C5 operan las 24 horas, los 365 días del año”.

IGUALES PERO DIFERENTES

Una sobrina mía especialista en finanzas (bueno, ese conjunto de prácticas virtuales que hoy llaman “finanzas”) salió de un empleo en una firma coreana para tomar otro en una firma japonesa. Aparte de lo que esto nos pueda decir sobre la globalización del trabajo, me llamó la atención un comentario de ella sobre sus diferentes forma de abordar el trabajo: “Ambos son disciplinados y muy trabajadores, pero los coreanos son déspotas y explotadores; los japoneses son serios y respetuosos”. Y yo recuerdo que en algún reporte de 1930, el comandante de las fuerzas japonesas de ocupación en Corea decía por escrito, en un documento oficial, que el pueblo coreano era “irremediablemente haragán y caótico”. Bueno, pues nada de eso: es un pueblo tremendamente trabajador y metódico.

NEANDERTHALISMO MONETARIO

“Nuestro sistema monetario actual está basado en la idea anacrónica y antidemocrática del Siglo XIX de conceder autoridad absoluta sobre nuestras redes de intercambio económico a un puñado de banqueros centrales a los que nadie-elige-nadie-supervisa-y-nadie-controla sobre la emisión de dinero fíat y su precio (tasa de interés). Y nuestro ‘moderno sistema bancario’ es todavía más vetusto: un concepto del Siglo XIII, apoyado por tecnologías de mediados del Siglo XX. Es francamente patético”. Si fueran transportes, estaríamos todavía en la era de los carruajes.