Por un voto de conciencia

En estos tiempos político electorales, tenemos que saber a fondo por quién debemos votar y nos puede representar digna y fielmente. Y sobretodo, comprobar su conducta y resultados obtenidos en cargos anteriores. Una responsabilidad ciudadana que lo mismo implica la elección del mismo presidente de la República que la de cargos populares en municipios y alcaldías. Bajo esa premisa, quiero referirme a una mujer que se ha distinguido por su capacidad, honestidad y compromiso con la comunidad a que pertenece, en cada uno de los cargos que ocupado a lo largo de su tan destacada trayectoria. Y aunque no me corresponda votar en su distrito, le doy mi voto simbólico aquí desde la Ciudad de México Me refiero a Cora Amalia Castilla Madrid, que compite en esta ocasión por el Segundo Distrito Uninominal, en Quintana Roo. Una mujer muy completa en su formación y que salvo no haber ocupado todavía la gubernatura de su tierra natal, ha transitado por diversas instancias siempre ofreciendo magníficos resultados. Baste mencionar su desempeño al frente de la Secretaría de Cultura de esa entidad, hace unos años, cuando desplegó un programa integral que promovió y difundió en serio la actividad cultural, además de que preservó nuestro patrimonio histórico e introdujo innovaciones, y muy sobresalientemente el rescate de lo que ha sido todo un hito y sentó precedente en nuestra cultura nacional, o sea, el Festival de Cultura del Caribe. Esas mismas cuentas positivas prevalecen en su desempeño general como servidora pública, siempre fortaleciendo y defendiendo a las instituciones. Me consta y por eso la apoyo más allá de siglas y divisas partidistas. Pero hoy sobre todo quiero retomar su intensa e inteligente campaña, que como decía, se basa no en discursos huecos e insustanciales, sino en resultados y hechos comprobables. Ha propuesto un plan que si bien abarca los componentes esenciales del bienestar social como son: educación, salud o equidad económica, tiene propuestas muy concretas como la de diversificar la economía local para no depender exclusivamente del sector turístico, capacitar a los cuerpos de seguridad pública y de procuración de justicia, crear proyectos industriales ligados al campo para combatir la desigualdad y la pobreza, y ahondar en la vocación del turismo cultural y ecológico, edificar un hospital en Chetumal e importantemente combatir la violencia hacia las mujeres y los niños, pues ha sido una feminista que ha dado la cara en diferentes frentes por la equidad de género. Y todo ello, en una lid democrática, donde los ataques bajos o la guerra sucia no tienen lugar ni cabida. Un ejercicio, que ahora nos compete a los ciudadanos en nuestras respectivas ciudades y municipios, y en el país mismo, para saber y decidir que lo que queremos se plasme en el futuro inmediato de nuestra patria. Vamos entonces por un voto de conciencia, junto a la decisión de participar y no dejar a otros lo que también nosotros tenemos que hacer, día a día, en nuestro propio entorno social. ¡Enhorabuena Cora, a ganar!