Consulta

Resulta que los grandes beneficiarios por el NAIM son 5 (CINCO) personas que han logrado arrastrar tras de sus intereses a los opiniocratas que han visto caer su imperio, alguno de ellos dijo que le regalaron acciones en el proyecto; y también jalan a los opositores a AMLO que no se resignan a la derrota.

Lo interesante es la andanada que han armado frente a la consulta convocada por el gobierno electo. Un argumento es que deben votar solamente los que saben, los que vuelan, o los técnicos. Ahora resulta que la gente sabe votar para elegir presidente, pero no sabe para responder a una consulta popular.

Los argumentos son irrisorios, al grado que hay algún desdén por el tipo de democracia que parece iniciarse. Y es que hemos vivido tanto tiempo agachados, sumisos, pisoteados, que cuando se abre un rayo de participación y libertad, muchos se desconciertan.

Otros, los apoyadores y corifeos del PRIAN antes de que se vayan los que han abusado sin freno ya están nostálgicos y lloran por la partida.

Lo interesante es, que la mayoría de la gente no se ha beneficiado del manejo del poder. Hemos visto crecer la riqueza absurda e insultante de unos pocos, entre ellos esos cinco, pero vale más el peso de las campañas que la razón y el análisis sereno.

Los comentocratas (el corrector pone comento ratas) manejan como análisis sus deseos profundos y le echan gasolina a la hoguera rogando que prenda para demostrar que todavía no es tiempo de quitarle al país a las 33 familias que lo exprimen llevados de la mano de políticos venales que solamente ven por ellos.

Démosle la bienvenida a un ejercicio de opinión popular, en una de esas nos sorprende.