No entienden

Última llamada


Ya se ha hecho común indicar que hay los que no entienden que no entienden. Conforme pasa el tiempo nos convencemos de la verdad de la aseveración.

Los hay que se rehúsan a entender la retórica política.

Cuándo AMLO llegó a la presidencia soltó una frase de los 1960s, haz el amor no la guerra, que traducida a la condición de desastre en que recibió el país quería decir, salgámonos de la mentalidad y política de guerra para pacificarnos. Abrazos no balazos no quería decir que se iba a abrazar con los criminales y sus socios políticos, sino que no habría represión ni una mentalidad armada para desactivar la potencia del crimen autorizado.

La postura de pacificación no resultó hasta ahora, los hechos cotidianos indican todo lo contrario. Hay grupos que están zanjando sus diferencias y apetitos de poder a balazos, la violencia está desatada, los muertos son lanzados a la vía pública o colgados de puentes para aterrorizar a la sociedad, y el discurso presidencial es de tolerancia, llamados a la armonía y lejos de visiones pánicas que por lo general llevan a tomar malas decisiones.

Hacer la paz siempre es una postura bienvenida aunque no siempre sea correspondida.

Pero los que no entienden que no entienden siguen utilizando mal la retórica en su afán de golpear al presidente. Ahora que siempre está la opción de que sean muy bestias o tengan demasiada mala leche y eso no lo quita ni las buenas intenciones ni un discurso que elimine las metáforas.