top of page

¿Quién @#%$^ es Raquel?

Última llamada

Últimamente me ha dado por jugar un videojuego para bajarle al nivel de estrés, por cierto esa es una de las leyendas que aparece en el juego. O sea que si te quieres desestresar le entras al jueguito que manipula tu ansiedad al ponerte bombas con un reloj que te anuncia los segundos que tienen para explotar y derrotarte.

Hay diversos momentos en que te regalan recursos para avanzar, pero también te insisten constantemente que puedes comprar esos y otros recursos para ir avanzando.

El juego está hecho con mucha inteligencia, te combina niveles fáciles que se topan con un nivel difícil para el que te ofrecen recursos “comprados” para superarlo. Cuándo llegas a un nivel difícil de inmediato aparece una pantalla ofreciéndote recursos para superarlo y si no lo logras, regresa la oferta para comprar recursos y hasta te dan la estadística sobre lo complicado que es el nivel.

Esos juegos son para hacer dinero, pero esa agresividad nos lleva directo al concepto de capitalismo salvaje.

Y de repente aparece Raquel con quién debes empezar a competir, le ponen una fotito que supuestamente le da presencia real, y en cada nivel terminado tus puntos se comparan con los de Raquel, y resulta que te debe entrar el ánimo de competencia, y para hacerlo el juego te invita a comprar recursos, una bomba, porque hay bombas para ganar y para perder, oportunidades interminables de juego durante cierto tiempo, etc.

El sistema de premios se incrementa cada día, pero si te alejas los premios se reducen, palo y zanahoria.

Poco a poco uno se va dando cuenta que está estresado con la “necesidad” de ganar niveles y por supuesto derrotar a esa @#%$^ Raquel.

Leí una defensa de los video juegos sosteniendo que ayudan a desarrollar ciertas capacidades para resolver problemas, pero el lado obscuro muestra que la manipulación psicológica induce a la adicción, y vaya usted a saber si de la adicción a los juegos brinca a otras adicciones, todo claro esta en nombre de la sacrosanta ganancia.

Commenti


bottom of page