Salud

Última llamada

Llevamos tiempo en que la derecha le desea la muerte al presidente, como si fuera un detalle jocoso desearle la muerte, más de un imbécil lo hizo de nuevo en esta circunstancia donde fue hospitalizado para un procedimiento médico.

Las redes sociales y medios de comunicación se han llenado de expertos eventuales que opinan sobre temas de salud o sobre temas técnicos que desconocen. De hecho el dinero de los que financian la campaña sucia contra AMLO se esconden detrás de caras nuevas para ataques que ya son viejos. Se ha desgastado la campaña desestabilizadora y creen renovarla con nuevas voces que siguen el mismo guión de ataque.

Por otro lado la salud del jefe de Estado es un tema de seguridad nacional.

No sucede todos los días que el presidente enferme o que tenga que recibir atención que requiere hospitalización, aunque sea ambulatoria o una estancia limitada en el hospital para observar la evolución del paciente.

Tomando en cuenta el clima de crispación creado entre un cierto segmento de la población, y la esperada reacción enfermiza de la derecha ante cualquier evento gubernamental, el gobierno debe atajar las múltiples campañas de rumores y manejar de forma en extremo transparente el tema de la salud presidencial.