Sarcasmos

El duelo Burr-Hamilton


Guillermo Fárber

Wikipedia: “Burr retó a Hamilton a un duelo de manera formal y este aceptó. Muchos historiadores consideran que Hamilton actuó de manera “suicida” o que Burr actuó de forma “maliciosa y asesina”.

Hamilton tenía varias razones para no aceptar un duelo: su rol como padre y esposo, el riesgo en el que pondría a sus acreedores y el daño que podría causar al bienestar de su familia. Sin embargo, consideraba que sería imposible evitar un duelo porque no podía retractarse de sus ataques contra Burr y por el comportamiento de este último en los últimos días; pese a esto, intentó reconciliar sus razones morales y religiosas con los códigos de honor y de política.

Poco después del amanecer del 11 de julio de 1804, Burr y Hamilton partieron desde Manhattan en botes separados y remaron a través del río Hudson hasta un punto donde se llevaban a cabo muchos duelos. Entre 1700 y 1845 tuvieron lugar dieciocho duelos en el sitio, incluyendo el de 1801 en que Philip Hamilton, el hijo menor de Alexander, de edad 19, perdió la vida.

Ambos contendientes tomaron medidas para que todos los testigos pudiesen apelar a la negación plausible y así protegerse ante la ley. Por ejemplo, las pistolas fueron transportadas a la isla en una maleta cerrada, lo que permitiría que los remeros declarasen bajo juramento que no habían visto pistola alguna; además, los testigos se posicionaron de espaldas a los duelistas.

Hamilton había sido el retado, y por lo tanto podía elegir el arma y la posición.

Todos los relatos de primera mano del duelo coinciden en que se efectuaron dos disparos. Era común que ambos duelistas dispararan al suelo para mostrar coraje y luego el duelo terminara. Aparentemente, Hamilton disparó por sobre la cabeza de Burr; Burr respondió con otro disparo y la bala de plomo impactó contra la parte baja del abdomen de Hamilton, sobre el lado derecho de su cadera, rebotó en la segunda o tercera costilla de Hamilton, lo que causó una fractura y un daño considerable a sus órganos internos -en particular el hígado y el diafragma-, antes de alojarse en su primera o segunda vértebra lumbar.

No se sabe con certeza quién disparó primero. El historiador Joseph Ellis, tras una larga investigación para determinar los sucesos exactos del duelo, arribó a la siguiente conclusión: Hamilton disparó su pistola intencionalmente, y disparó primero. Pero su objetivo no era dañar a Burr, sino desviar la bala hacia el árbol que estaba detrás de su rival. Aunque disparó, desperdició el disparo para cumplir con la promesa que había realizado antes del duelo. Burr, por su parte, no conocía la promesa, y vio que la bala de Hamilton se estrelló contra el árbol que tenía detrás. Según los principios del código de duelos, Burr estaba habilitado para disparar a matar.

Con su carrera política terminada, Burr se mudó al oeste del país, donde intentó establecer un nuevo imperio independiente a partir del territorio adquirido tras la compra de Luisiana. El general James Wilkinson trabajó con él al principio, pero luego cambió de idea y lo traicionó con el presidente Jefferson. Burr intentó reclutar a William Eaton, pero este también lo acusó ante Jefferson, y Burr terminó arrestado y acusado de traición. Fue sobreseído pero su reputación se dañó aún más, por lo que decidió viajar a Europa. En 1812 regresó a Nueva York, donde trabajó como abogado y pasó el resto de su vida alejado de la escena pública.

En 2004, un grupo de descendientes de Burr y Hamilton realizaron una dramatización del duelo para conmemorar su bicentenario. Douglas Hamilton, quinto tataranieto de Alexander Hamilton, se enfrentó a Antonio Burr, un descendiente del primo de Aaron Burr. Más de mil personas asistieron al evento, entre ellos sesenta descendientes de Hamilton y cuarenta miembros de la Asociación Aaron Burr.”

(Ooootra historia de traiciones, engaños, agresiones, ambiciones, odios, burlas a la ley y al sentido común. O sea, una historia típica.)